Es cierto que los niños dicen las cosas más inesperadas, pero la señorita Greta se lleva el premio por su perspectiva honesta e imprevisible aun siendo una niña pequeña.

“Ese chico de la radio, ¿está cantando una canción de amor? Porque es un poco demasiado ruidoso.” – Greta.

Con 4 años, Greta es probablemente la chiquilla más divertida que hayas visto nunca. Sus padres usaron una aplicación para capturar su sabiduría e ingenio cada día, pero ella no es la única niña que dice palabras brillantes, no te pierdas esta lista con notas divertidas pero honestas hechas por niños.

Más información en: littlehoots.com

“Mamá, sé que tienes que ponerte una camiseta para poder cubrir tus hacedores de leche.”

“¡TEN CUIDADO CON ESAS VARITAS MÁGICAS! (le dijo al cajero adolescente que escaneaba mi caja de tampones en la farmacia)”

“Greta: ¡Te he hecho este dibujo!

Mamá: ¡Es genial ¿Qué es?

Greta: No lo sé. ¿Quizá un dragón o algo así?”

“Greta, mira hacia la cámara y dame tu mejor sonrisa navideña”

“Greta: ¡DAME UNA BARRA DE MUESLI!

Mamá: Greta, tienes que hablar más calmada y respetuosamente.

Greta: No hablaba contigo. Hablaba conmigo misma. ‘Greta, dame una barra de muesli para la tripa. Ya.”

“¿Quieres oír mi canción de vaquera? (Cantando) Vaquera, vaquera, tus botas son muy brillantes y creo que tienes un virus.”

Mamá: (tarareando bajito en la cocina) Soy muy sofisticada…

Greta: (desde la otra habitación): ¡NO! ¡NO ERES SOFISTICADA!

“Estoy segura de que al reno Rudolph solo le gustan las zanahorias muy jugosas.”

“Vamos a buscarle a este cascanueces algunas nueces que partir.”

“Mamá: Greta, ¿por qué no sonreíste en las fotos del colegio?

Greta: porque el hombre de las fotos me hizo una broma y me enfadé.”

“Algunas personas están en la lista de los malos. Como los que pegan a sus hermanas.”

“Mi boca no quiere estar callada.”

“No puedo decirte lo que soñé anoche. Guardo con llave todos mis sueños en el corazón antes de despertarme.”

“Ahora, mamá, tu y yo no podemos enfadarnos mientras estamos en el McDonalds, o si no los trabajadores nos echarán a patadas, ¿vale?”

“Papá, puedes contarme una historia de chicos. A lo mejor una historia sobre tortugas ninja. ¿Hay una tortuga ninja a la que le gusta el morado?

“Mamá, puedo decir ‘truco o trato’, pero NO VOY A CANTAR ‘SUÉLTALO’ PARA NADIE. Es demasiado.”

Mamá: Greta, el elfo de la estantería ha venido de visita. ¡Vamos a ver dónde se ha escondido!

Greta: No. No quiero que me mate.”

“No deberías nunca conducir y mandar mensajes a la vez. Yo no lo hago porque no tengo coche. Y tampoco tengo teléfono.”