La artista Ida Floreak lleva 10 años viviendo en Nueva Orleans. con el tiempo, se ha asentado en la ciudad que ahora es su hogar y ha conocido a gente. Y a gatos.

A principios del pasado otoño, una gata callejera comenzó a frecuentar los alrededores de su casa. Floreak tiene su propio gato, y se dio cuenta de que era él quien probablemente invitaba a venir a la gata. Llamó a la invitada Salami y le mostró su hospitalidad.

Más información en: Instagram

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

“Mi gato Bruce es un siamés de 7 años, y abulta el doble que ella. Es grande y bruto, pero lo quiero. Y Salami también, esa es la razón por la que comenzó a venir. Yo le dejo salir y ellos pasan el rato juntos en el jardín. Cuando él quería entrar, ella le seguía. Ahora están juntos todo el día, se echan la siesta juntos y se asean mutuamente, es encantador.”

Image credits: idafloreak

Como Salami seguía pasando el rato con Bruce, Floreak intentó ganarse su confianza para acercarse a ella y llevarla al veterinario para vacunarla y esterilizarla. Pero antes de que ocurriera eso, vio que la gata estaba embarazada.

Image credits: idafloreak

“Un día, Salami comenzó a maullar insistentemente en mi puerta, a las 5 de la mañana. En este punto, ya le daba de comer, así que ella sabía dónde tenía que venir, pero nunca había sido tan insistente, ni nunca vino tan temprano.” No hay nada que una madre no haría para que sus bebés estuvieran seguros, y Salami no quería que los suyos estuvieran en la calle, así que pidió ayuda. “Salami entró y se pasó unas horas maullándome, así que supuse que algo iba a pasar, estaba muy redonda ya.”

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

Floreak la dejó entrar y Salami comenzó a dar a luz a las 8 0 9 de la mañana. Esto pilló a la mujer por sorpresa, porque pensaba que la gata desaparecería un tiempo cuando diera a luz.

Floreak hizo todo lo posible para ayudar a salami, le dio mantas y convirtió el dormitorio en una zona segura y silenciosa. Tras un tiempo, 4 gatitos llegaron al mundo. Floreak estaba nerviosa presenciando aquello, porque nunca había visto o hecho nada así, pero está claro que Salami sabía lo que tenía que hacer y todos pasaron la intensa experiencia sin problemas.

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

“Ahora Salami vive conmigo. Pude llevarla a esterilizar y vacunarla, y Bruce y ella pasan juntos todo el día. Se ha adaptado muy bien, y es una gata encantadora y cariñosa. Todos sus gatitos se han ido con amigos míos: uno en Mississippi y los otros 3 en mi vecindario. Me alegra tener contacto con ellos.”

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

The artist added that this was a really nice quarantine distraction when it was still at the beginning stages and everything was particularly scary and confusing. “I had an extra reason to stay inside the house, and something hopeful.”

The story also serves as a reminder about spaying or neutering your cat or dog. To find out more about these procedures, visit The American Society for the Prevention of Cruelty to Animals.

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

Image credits: idafloreak

Esto es lo que dijo la gente sobre la conmovedora historia