Yvonne iba al trabajo cuando se encontró una gata callejera embarazadísima. Era amigable, y estaba sentada frente a nuestro edificio de oficinas, maullando a quienes entraban. Parecía muy joven, e inmediatamente frotaba su cara contra quien le prestara atención. Por suerte, nuestra oficina de Holmes & Marchant Shanghai tiene varias señoras amantes de los gatos, listas para darle a esta mamá cuidados y atenciones y prepararla para el parto.

La gata preñada maullaba pidiendo atención. “Como si pidiera ayuda para sus crías y ella,” dijo Yvonne

La llevamos a la oficina y le pusimos de nombre Boba

La pusimos en una sala de juntas que no usamos, donde pusimos un arenero una cama blandita y toda la comida que quisiera (pienso, atún en lata, pescado fresco, leche)

Boba en la oficina, esperando a dar a luz. Era muy amigable y parecía contenta de tener un lugar seguro donde dar a luz

Una noche hubo tormenta. Cuando vinimos a trabajar al día siguiente, las crías habían llegado. Boba dio a luz a 8 gatitos

Los gatitos con solo unas horas de edad

Boba estaba exhausta, pero alimentó y limpió a sus gatitos: 4 machos y 4 hembras

Para ser una madre tan joven, Boba era muy responsable

Al principio, los gatitos eran muy pequeños y no los distinguíamos

Había dos naranjas, un tricolor y 5 atigrados

Gatitos acurrucados

Aquí están echándose la siesta del mediodía sin saber que un ejército de señoras amantes de los gatos los cuidan y vigilan

Este es 奶盖 o Milk Topping! Es muy redondita y es la que más leche bebía. Y posaba mejor ante la cámara

Pronto descubrieron sus garritas… Esta es 珍珠 o Pearl

¡Intentando estirarse!

Tras 2 semanas, uno a uno comenzaron a abrir los ojos. Este es 去冰 (No ice), uno de los más pequeños de la camada, pero también de los más dulces

Este es 仙草 o Grass jelly, el más grande de todos

Aquí están Pudding y Milk topping, los dos anaranjados

Este es Oolong, atigrado con traje

Milk Topping enseñando su culo redondo

¡Todos juntos! Con 3 semanas, todos habían abierto los ojos, eran redonditos y suaves

Los gatitos de Boba posando como si fueran a sacar un disco

A las 3 semanas comenzaron a comer solos

Aunque estuvieran creciendo, les encantaba acurrucarse con su mamá

A las 4 semanas aprendieron a usar el arenero

Les encantaba tumbarse en la cama

Con un mes de edad, aún les encanta acurrucarse juntos

Algunos son un poco pícaros, este es 黑糖 o Black Sugar

Este es 燕麦, Oat, uno de los más juguetones y lleno de energía

Ocho gatitos mimosos

Cuando cumplieron un mes, los llevamos a otra sala de juntas más grande para que se pudieran mover libremente

¡Una gran familia! Los compañeros vienen a esta habitación a visitar a los gatos o a intentar trabajar, aunque sea imposible

Boba sigue siendo buena madre. Vamos a esterilizarla y encontrar buenos adoptantes para los pequeños. Esperamos que alguien adopte a Boba junto a una de sus crías. De momento, aún disfrutan todos juntos y tenemos mucha suerte de tenerlos en la oficina