A veces, las criaturas más pequeñas y vulnerables no tienen mucha suerte en la vida. Incluso, algunas muy adorables y cariñosas, como los gatitos bebés, nacen con toda clase de problemas, enfermedades y dolencias. Eso es exactamente lo que le ocurrió a esta adorable niña, llamada Matilda Beans.

Matilda nació con una infección en las vías respiratorias superiores, lo que la afectó mucho por ser tan joven. Mientras sus hermanos y hermanas crecían, Matilda solo empeoraba. Afortunadamente, una humana increíble, llamada Ashley Kelley, decidió adoptarla temporalmente y cuidarla para que recuperara su salud. Tomó mucho trabajo y dedicación, y eventualmente, la gatita mejoró y pudo comenzar a vivir una vida feliz. Mientras esto sucedía, Matilda encontró un nuevo amigo que le hizo compañía: un peluche llamado Lamby Beans. Como dijo Ashley: “Fue una historia de amor, protagonizada por Matilda Beans y su pequeño Lamby Beans”.

Más información: Instagram de Rescue Shelter | Instagram de Ashley

Esta es Matilda junto a su juguete favorito, llamado Lamby Beans

Image credits: wrennrescues

Lamby Beans ha sido el mejor apoyo durante la recuperación de Matilda

Image credits: wrennrescues

La vida de Matilda no empezó fácil. Nació con todo tipo de enfermedades

Image credits: wrennrescues

Ashley le contó a Bored Panda: “Matilda Beans tenía 9 días de edad cuando la conocí. Era parte de una camada que rescatamos, cuyos gatitos presentaban una infección en las vías respiratorias superiores (URI, por sus siglas en inglés). Como ella era la más pequeña, fue la más afectada. Todos los demás mejoraron, pero ella solo empeoraba cada vez más, hasta que llegó a un punto realmente crítico”.

Image credits: wrennrescues

Aunque sus hermanos crecieron y se convirtieron en gatitos sanos, ella solo empeoraba

Image credits: wrennrescues

Image credits: wrennrescues

Ashley Kelley acogió a Matilda con los brazos abiertos. Pasó meses tratando de salvar su vida con todo tipo de equipos especiales

Image credits: wrennrescues

“En mi casa, tengo una unidad de cuidados intensivos (incubadora, concentrador de oxígeno, nebulizador y fluidos inyectables; además, sé administrar medicamentos, y podía monitorearla constantemente, ya que trabajo desde mi hogar). Por eso, decidimos que viniera a mi casa para ayudarla a superar su enfermedad”.

Image credits: wrennrescues

Por mucho tiempo, Matilda no mejoraba, y los veterinarios aconsejaron la eutanasia

Image credits: wrennrescues

“Sin embargo, una vez que llegó aquí, empeoró un poco y se le diagnosticaron úlceras corneales graves, y un caso bastante grave de neumonía, además de su URI. En su peor momento, los veterinarios mencionaron la opción de la eutanasia, como una alternativa compasiva, ya que estaba muy, muy enferma. Pero yo sabía que ella no estaba lista para darse por vencida.  Superar su enfermedad tomó un mes entero con terapia de oxígeno constante, múltiples tratamientos de nebulización diarios, antibióticos muy fuertes, y gotas para los ojos y la nariz. Pero ella tenía una voluntad muy fuerte de vivir, ¡y así lo hizo! Nos dijeron que era posible que quedase ciega, pero sus úlceras desaparecieron por completo, y parece estar bien. ¡Estoy asombrada!”.

Image credits: wrennrescues

Sin embargo, Ashley sabía que la gatita no estaba lista para rendirse, así que ella tampoco lo hizo: continuó cuidando de Matilda

Image credits: wrennrescues

Image credits: wrennrescues

Afortunadamente, todo el trabajo duro valió la pena y, hoy en día, Matilda es una hermosa y sana gatita de 11 semanas

Image credits: wrennrescues

“Ahora tiene casi 11 semanas de vida, y todavía posee algunas cicatrices pulmonares residuales y problemas de congestión crónica que estamos intentando solucionar. Pero, más allá de eso, es una gatita en crecimiento muy sana y feliz. Es muy enérgica y juguetona, pero pausa sus ratos de juego para acurrucarse y lamerme la nariz de una forma agresivamente afectuosa. Se mueve, juega y pelea con sus amigos gatunos constantemente. Ha sido un placer acogerla”.

Image credits: wrennrescues

Image credits: wrennrescues

Image credits: wrennrescues

“Nos dijeron que era posible que quedase ciega, pero sus úlceras desaparecieron por completo, y parece estar bien. ¡Estoy asombrada!”

Image credits: wrennrescues

Image credits: wrennrescues

Image credits: wrennrescues

El fiel compañero de Matilda, Lamby Beans, siempre estuvo a su lado, y ella nunca lo pierde de vista

Image credits: wrennrescues

Image credits: wrennrescues

Cuando no está acurrucada con su peluche favorito, ella juega con sus hermanos o con su mamá adoptiva

Image credits: wrennrescues

Image credits: wrennrescues

Su historia es el ejemplo perfecto de por qué nunca debes rendirte, incluso si parece que todo el mundo está en tu contra

Image credits: wrennrescues

Image credits: wrennrescues