Un gatito llamado Rosie se encontraba al borde de la muerte, pero Lilo, una husky siberiana la adoptó como si fuera su propio cachorro. La gatita tenía 3 semanas, pero ella y su madre adoptiva se llevaron bien instantáneamente, y tras una semana de tiernos cuidados, Rosie abrió los ojos y empezó a caminar por sí misma.

“Casi no sobrevivió a la primera noche”, escribe lilothehusky en Instagram. “Parecía aletargada y floja, aunque la cuidáramos constantemente. Así que decidimos jugárnosla y dejarla acurrucada con Lilo. Milagrosamente, empezó a tomar leche de Lilo y esta se convirtió en su madre totalmente.”

Aunque ocurre a veces que existan madres suplentes entre los animales, lilothehusky advierte contra intentar hacer que ocurra: “Los huskys tienen un notorio instinto cazador. Así que por favor, por favor, no salgáis corriendo a coger un gatito y un husky esperando que se conviertan en mejores amigos de repente.”

Más información en: Instagram | YouTube | Twitter (via: thedodo)

Lilo el husky adoptó a este gatito enfermo

Encontraron a Rosie cuando solo tenía 3 semanas y estaba al borde de la muerte

Lilo nunca ha tenido cachorros, pero aceptó a Rosie como si fuera suya

“Rosie casi no sobrevivió a la primera noche, ni siquiera cuidándola constantemente”

“Parecía aletargada y floja. Así que decidimos jugárnosla y dejarla acurrucada con Lilo”

“Milagrosamente, empezó a tomar leche de Lilo y esta se convirtió en su madre totalmente.”

“Desde entonces, Rosie ha abierto los ojos y ha mejorado muchísimo”

“Lilo nunca ha tenido cachorros, ni nunca los tendrá”

“Pero parece ser que siente la llamada de la maternidad igualmente”

Ahora Rosie tiene casi 3 meses y medio y se lleva bien con su nueva familia

¡Hasta sale a dar paseos con su mamá!