Los gatos son criaturas inteligentes, sobre todo los callejeros, que tienen que ser listos para sobrevivir en las calles. Su vida es difícil ya que tienen que buscar comida constantemente y luchar por sus vidas. Este gato blanco sin cola vive en México y su vida empezó de forma dura como gato callejero. Sin embargo, mientras buscaba comida, encontró un hogar de forma accidental.

Más información en: Instagram | Facebook

Esta mujer quedó sorprendida cuando un gato la siguió por una tienda

Image credits: conejo_elgato

 

View this post on Instagram

 

A post shared by @conejo_elgato on

Tania Lizbeth Santos Coy Tova es una profesora de primaria de 33 años, y vio a un gato callejero en un supermercado de Piedras Negras, en México. En el vídeo, el gato mira a Tania y cuando ella lo acaricia, este comienza a seguirla por el supermercado. En pocos segundos, él la lleva al pasillod e comida de mascotas y le señala con la pata la comida para gatos. Él sabe la marca que le gusta y esto hizo reír a Tania.

El gato fue directo a la zona de comida para mascotas

Image credits: conejo_elgato

Image credits: conejo_elgato

Y señaló con la pata el producto que quería

Image credits: conejo_elgato

Image credits: conejo_elgato

Image credits: conejo_elgato

Image credits: conejo_elgato

La buena noticia es que no solo recibió la comida, también un hogar

Image credits: conejo_elgato

Tania quedó encantada con el pobre gatito y decidió adoptarlo. Lo llamó Conejo porque no tiene cola. Ahora conejo está a salvo, ha recibido cuidados médicos y tiene hasta un juguete favorito. Ya no tiene que vagabundear por las calles buscando comida y está contento.

Su nueva dueña lo llamó conejo

Image credits: conejo_elgato

Image credits: conejo_elgato

Este es su juguete favorito

Image credits: conejo_elgato

Y recibió cuidados médicos

Image credits: conejo_elgato

“Antes de que Conejo saliera tan guapo en las fotos, hubo que curar sus muchas heridas. No sabemos si fue porque lo maltrataron humanos o porque se peleó con otros animales. Nos permitía tocarlo y cogerlo, pero estaba triste y tenía miedo todo el rato, incluso antes de venir a casa. No teníamos animales, pero creo que nos ha enseñado una gran lección: que debemos mostrar respeto, amor y empatía hacia otros seres,” explicó Tania.

Ahora es un gato feliz

Image credits: conejo_elgato

Image credits: conejo_elgato