¿Qué haces después de fallar en algo? Pues librarte de tu decepción y volver a intentarlo. Estos dos devotos amantes del arte llevan AÑOS intentando entrar en el museo de arte Hiroshima Onomichi, pero siempre les han echado nada más verlos. Estos son Ken Chan y Gosaku, los felinos más persistentes que hay.

Comenzó hace un par de años cuando el museo presentó una exhibición de fotografías de gatos de Mitsuaki Iwago. Unos días después, llegó un visitante inusual, creando la mejor publicidad imaginable para el evento. Sin embargo, el guarda de seguridad bloqueó su paso en la puerta de entrada. En Marzo del año pasabo, el mismo gato negro del vecindario volvió. Pero esta vez se trajo a un amigo pelirrojo. Por desgracia, ambos se vieron forzados a volver por donde vinieron.

Lo más probable es que ambos vivan cerca del museo, porque no hacen más que volver constantemente. Con el tiempo, el personal comenzó a tuitear fotos cada vez que venían, convirtiéndolos en celebridades de internet.

Y aunque siguen sin conseguir entrar, al menos reciben mimos de los guardas cuando los sacan afuera.

Más información en: Twitter

El museo de arte Hiroshima Onomichi pasa mucho rato intentando evitar que los gatos entren en él

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Hay dos culpables. Uno negro.

Image credits: @bijutsu1

Y uno pelirrojo

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Comenzó hace un par de años cuando el museo presentó una exhibición de fotografías de gatos de Mitsuaki Iwago

Image credits: @bijutsu1

Unos días después, llegó un visitante inusual, creando la mejor publicidad imaginable para el evento

Image credits: @bijutsu1

Sin embargo, el guardia de seguridad no le permitió entrar

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @jiffington

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

En Marzo del año pasado, el mismo gato negro del vecindario volvió

Image credits: @jiffington

Pero esta vez se trajo un amigo pelirrojo

Image credits: @bijutsu1

Por desgracia, ambos tuvieron que volver por donde vinieron

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Lo más probable es que ambos vivan cerca del museo, porque no hacen más que volver constantemente

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Image credits: @bijutsu1

Y aunque siguen sin conseguir entrar

Image credits: @bijutsu1

Al menos a veces pueden echar una ojeada a lo que hay

Image credits: @megsfrantz

y descansar entre intento e intento

Image credits: @bijutsu1

El museo incluso ha creado merchandising dedicado a estos peludos amantes del arte

En este vídeo puedes verlos a ambos en acción: