Los gatos son unas criaturas asombrosas que pueden tanto iluminar tu vida como convertirla en un infierno. Esa forma en la que te tratan como si no fueras nadie es terriblemente molesta, ¡pero no puedes evitar quererles! Porque son gatos y son peludos y adorables, y (lo más importante) cuando ronronean, el mundo se para.

He ilustrado estas verdades que todos los dueños de los gatos conocen muy bien: desde su increíble habilidad para ser adorables e irritantes a la vez, a sus hábitos de hacer cualquier cosa que quieran y salirse con la suya.

Más información en: lingvistov.com