Los repartidores merecen mucho más respeto del que obtienen actualmente. Sin contar lo conveniente que es su existencia para nosotros, hay que decir que sin ellos, la civilización se desmoronaría.

Muy pocas personas se toman el tiempo de considerar lo difícil que es este empleo. No se trata solo de escuchar música o programas de podcast mientras se dirigen a la próxima entrega. No: tienen que preocuparse constantemente de repartir rápido y mantenerse seguros, además de que, si reparten comida, también existen las preocupaciones sobre el costo de la gasolina y las propinas. Pero lo que muchos repartidores tienen en común es que logran ver un costado muy extraño de la humanidad.

Los repartidores de Reddit (desde empleados de tiendas de pizzas y muebles hasta trabajadores de paquetería) compartieron con el resto de los internautas algunas de las historias más raras de sus trabajos. Y estas historias van desde lo poco preocupante hasta lo extravagante, lo aterrador y lo profundamente inquietante. Mientras leen, voten por las publicaciones que más les hayan impresionado, Pandas. Y si alguna vez han trabajado como repartidores, también nos encantaría oír sus extrañas experiencias, así que diríjanse a la sección de comentarios antes de irse.

#1

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Entregué pizzas en muchos sitios diferentes. Vi algunas cosas raras y una vez casi me robaron (noté que estaba por ocurrir y regresé a mi coche a tiempo), pero todavía recuerdo una situación en particular.
Uno se encuentra con “clientes regulares”, como en cualquier otro restaurante. Es gente que pide todo el tiempo y que usualmente elige las mismas cosas. Teníamos un pedido que siempre entregábamos en la misma casa, donde una niña pequeña (quizás de unos 10 años) abría la puerta y pagaba por la pizza. Eso no era muy extraño: a los niños suele gustarles pagar por la pizza. A veces, estos pedidos se hacían a la noche y, en ocasiones, tarde.
Una noche, le llevé una pizza y la niña no contaba con dinero suficiente. Le sugerí que se lo pidiera a alguno de sus padres, pero respondió que su mamá no estaba allí y que su papá ya no vivía. Le pregunté cuándo regresaría su mamá (ya que creí que había tenido que irse a algún sitio con prisa) y la niña respondió: “El jueves”.
Era lunes.
Le pregunté si estaba segura y respondió que sí, que el novio de su mamá vivía en [una ciudad cercana], que ella se iba los lunes y que volvía los jueves “la mayoría de las veces”. Le pregunté si tenía abuela, familiares, amigos, etc., pero no contaba con nadie.
Entonces, me quedé allí preguntándome: “Pues, ¿qué rayos hago ahora?”. Pensé en darle la pizza y decirle: “Aquí tienes, adiós”.
Luego de uno de esos momentos en los que 10 segundos se sienten como una eternidad, le pregunté si podía usar su teléfono (esto ocurrió antes de que la gente tuviera teléfonos móviles, a menos que fueras Gordon Gecko). Llamé a la policía y me senté en la escalera junto a la niña hasta que los oficiales llegaron.
Me habló sobre su gato que se había escapado y sobre sus juguetes de Mi pequeño poni, y me dio un brazalete de la amistad. Noté que su cabello y su ropa estaban sucios. Pensé en esa pobre niña, que se quedaba sola en su casa, varios días seguidos, completamente sola.
La policía llegó, les conté la historia y me dijeron que me fuera. No estoy seguro de qué le ocurrió. No volvimos a recibir pedidos de esa casa: yo siempre los revisaba cuando trabajaba.
En resumen: teníamos una cliente regular, que era una niña de unos 10 años a la que su madre solía dejar sola varios días seguidos. Lo descubrí y llamé a la policía.

anon Reportar

#2

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Esta historia no es mía, pero estuvo en las noticias hace poco tiempo.
Unos clientes llamaron a un lugar para pedir una pizza, pero luego no cortaron bien el teléfono. El repartidor escuchó que planeaban robarle cuando llegara. Llamó a la policía, un oficial se dirigió allí fingiendo ser el repartidor, los clientes le pegaron y fueron arrestados.

blind_zombie Reportar

#3

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Trabajé como repartidor para una tienda local que funcionaba cerca de una universidad. Me enviaron a la fiesta de una fraternidad para hacer una entrega de un pedido de $235. Cuando entregué la pizza, me dijeron que podían pagarme con $250 o podía jugar un partido de beer pong. Si ganaba, me darían $500; si no, no me darían nada.
Terminé ganando por solo un vaso. Aparentemente, ellos habían anticipado que yo perdería y el tesorero no le había “autorizado” a la fraternidad gastar tanto dinero… El presidente de la fraternidad tuvo que darme los $500 porque dijo que eran hombres de palabra. Luego, vi que dos miembros recibieron una patada rápida por ser idiotas, y la fiesta terminó… Catorce hombres terminaron con un montón de pizza y sin fiesta.

[deleted] Reportar

#4

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Cuando estaba en la universidad, solía repartir pizzas. Una entrega tomó exactamente 8 minutos, que incluyeron los 6 minutos que llevó cocinarla. El restaurante quedaba a 3 cuadras del dormitorio en el que tenía que hacer la entrega. El pedido era de $10,98. Me dio $11 y esperó que le devolviera el cambio. Suspiré, conté 2 centavos y la chica dijo: “Está bien, quédate con el cambio”. Me quedé allí, con los 2 centavos en la mano. Me miré la mano, la miré a ella, volví a mirarme la mano, la giré y vi cómo los centavos se caían al piso. Caminé hasta mi coche y me fui. Si vas a darme propina, ¡no me insultes dándome 2 centavos! ¡Prefiero no recibir propina a que me den 2 centavos!

lolzsupbrah Reportar

#5

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Durante la universidad, fui repartidor de pizzas en el centro de Pensilvania (contexto importante: soy coreano).
Llegué a la puerta principal de la casa de una pareja mayor, con una gran pizza en la mano. Cuando toqué el timbre, salió una mujer y le dije: “Tengo tu pedido”. Me miró desconcertadamente y me dijo: “No pedimos comida china”. Por supuesto, tuve que explicarle que solo era el repartidor y que tenía una gran pizza en la mano.

hanboy Reportar

#6

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Una vez, entregué un sofá a mi propio hogar que mi esposa había comprado sin haberme consultado.

hertful Reportar

Alejandro Salas
Miembro de la comunidad
Hace 5 días

Iba a se una sopresa de todos modos.

Ver más comentarios
#7

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Trabajé en un depósito de paquetes que funcionaba para UPD y FedEx. Uno de los repartidores de UPS me contó sobre la vez que entregó un paquete y, cuando tocó la puerta, un tipo le gritó desde dentro: “Pasa”. Entonces, abrió la puerta y encontró a una pareja teniendo sexo. Aparentemente, esperaban a otra persona. El repartidor asumió que estaban a punto de tener un trío. Ahora, cada vez que toca una puerta, se asegura de decir: “Soy de UPS”.

MTULaxer Reportar

#8

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Pedimos pizza en medio de una fiesta en mi casa y uno de mis amigos pensó que sería gracioso recibir al repartidor llevando solo su ropa interior. El repartidor era su tío.

bbear122 Reportar

#9

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Entregué una pizza a una granja. Yo vivía en una zona con un pueblo y granjas en las afueras. Pues, me dirigí a la puerta y les entregué la pizza sin problemas. El cliente cerró la puerta y, cuando me di la vuelta, me di cuenta de que un gallo enojado me había atrapado en el porche. Corrió hacia mí y yo salté por el borde del porche. Ese maldito gallo me persiguió, picoteando mis tobillos, hasta que llegué a mi camioneta.

taking_a_deuce Reportar

Yovany
Miembro de la comunidad
Hace 1 semana

Cuando no te tienen miedo no te tienen miedo, decienden de los dinosaurios.

#10

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Soy repartidor de pizzas.
- Una vez, me ofrecieron heroína como propina;
- Me invitaron a beber una cerveza y comer una porción de pizza como propina;
- Tuve que esperar a que unos clientes “terminaran” y abrieran la puerta;
- Una mujer pagó por una pizza y, cuando regresé a mi coche, su esposo salió a la acera. Me preguntó cuánto me había dado de propina. Le respondí que me había dado $2. Él murmuró algo y me dio $10 (el total del pedido eran casi $100).

dacat Reportar

#11

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Era repartidor de pizzas y la tienda para la que trabajaba tenía muchos clientes regulares. Era un pueblo pequeño y este era uno de los dos restaurantes allí.
En fin, yo solía entregar pizzas a la casa de una mujer divorciada todas las semanas, y ella dejaba que viera su cuerpo “por accidente” todo el tiempo. Solía llevar sudaderas con escotes muy abiertos (esto ocurrió a principios de la década de 1990) y siempre se inclinaba frente a mí, al punto de que incluso un chico ingenuo como yo se dio cuenta de que no era accidental.

nathanaz Reportar

#12

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Una vez, llevé una pizza a un funeral. Una persona dijo que estaba contenta de verme porque “se moría de hambre”.

anon Reportar

#13

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Trabajaba para Domino's y tenía que hacer una entrega en un complejo de apartamentos.
Golpeé la puerta y un tipo la abrió. Llevaba pañales y tenía un moño en el cabello, como si fuera un bebé.
Fue… raro.

diamondsealtd Reportar

#14

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Solía entregar pizzas para un restaurante local de Lexington, Kentucky. Había una mujer mayor que siempre pedía una pizza los miércoles por la noche. Un día, llamó y pidió una pizza de pepperoni (lo usual). Ella vivía al final de la calle, así que estuvo lista en 10 minutos y salí a entregársela.
Pero, cuando llegué a su casa, vi una ambulancia estacionada allí. Caminé hasta la puerta con la pizza en la mano y toqué el timbre. Una mujer más joven, que asumo que era su hija, me explicó que la mujer había fallecido y que yo había sido la última persona con la que había hablado. Me pagó, me dio propina y regresé al trabajo.
Fue épico.

stabbyclaus Reportar

#15

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Llevé una pizza a una gran mansión. La puerta se abrió y en el vestíbulo vi una armadura y otras cosas medievales. Sonaba música clásica a todo volumen por la casa. Pero no había nadie. Luego, un hombre bajó por una cortina/cuerda. Se balanceó hasta la puerta. Después, hizo una pose. Y tenía un estoque en la mano. También vi a otro tipo en el fondo que “jugaba a las espadas”.

jrizos Reportar

#16

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Repartí pizzas durante muchos años. Teníamos un cliente regular que daba muy buenas propinas, por lo que solíamos pelear sobre quién le entregaría las pizzas. Tuve suerte y le llevé una gran e inusual orden. Resulta que se había juntado con un montón de tipos en su apartamento. Vi que tenían muchos pequeños cuencos de vidrio en la cocina, y algunos más en la mesa. Luego, me di cuenta de que todos los hombres sostenían billetes y que los cuencos tenían peces beta. Estaban apostando en peleas de peces.

NorDeast Reportar

#17

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Entregué comida a clubes de desnudistas donde me pagaron mujeres que no llevaban camisetas. Entregué a un bar gay, que puede o no haber sido un club de desnudistas, donde un tipo se subió los pantalones a la mitad y, mientras estaba en la barra, sacó de su ropa interior unos billetes arrugados para pagarme. Me habría gustado que los bailarines de allí hubieran pedido más a menudo: ese hombre era muy profesional (más allá de que sacaba dinero de su ropa interior) y daba muy buenas propinas.

happy555cat Reportar

#18

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Esto no fue raro, pero sí gracioso.
Mi amigo era repartidor para un restaurante de comida china. Condujo hasta la zona rural (en Oklahoma) y llegó a una casa. Estaba tenuemente iluminada y era difícil ver, por lo que caminó hasta el porche con mucho cuidado. De repente, sintió que algo lo rociaba a su lado.
Inmediatamente después, lo abrumó un olor nocivo. Una mofeta lo había rociado. Golpeó la puerta y el dueño la abrió. Le dijo: “Estás en la casa equivocada, tienes que ir a la de al lado”. No hace falta aclarar que, cuando llegó a la otra casa, la familia no quiso comida china con olor a mofeta.

silvergrove Reportar

#19

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Cuando trabajé como repartidor de pizzas hace algunos años, un cliente gordo abrió la puerta usando solo su ropa interior. Lo más espeluznante es que llevaba el mismo par de calzoncillos que yo tenía puesto en ese momento.

Ryno3639 Reportar

#20

“Una vez llevé una pizza a un funeral”: 20 repartidores comparten las historias más extrañas e incómodas de su trabajo Hace muchos años, entregué pizzas durante unos 6 meses. Dos o tres mujeres me abrieron la puerta sin llevar camiseta. Sin embargo, todas tenían más de 40 años.

cerialthriller Reportar

See Also on Bored Panda