Una encuesta reciente realizada por Gallup demostró que, entre la población femenina, las mujeres desempleadas que también son madres de niños pequeños son quienes tienden a padecer más sentimientos de enojo y tristeza, además de tener más probabilidades de ser diagnosticadas con depresión que sus contrapartes con empleo. Así que, como si ser amas de casa y criar a sus hijos mientras hacen malabares para cumplir con todas sus responsabilidades no fuera ya un gran desafío, no contar con el apoyo de sus parejas puede llegar a hacer que la presión se vuelva aún peor.

Esta “ama de casa que se dedica a cuidar de sus 3 hijos de 5 años, 3 años y 6 meses de edad” es quien protagoniza la historia de hoy y quien describió a su esposo como “el sostén de la familia”. En una publicación en r/AITA muy honesta, la mujer contó que el hombre “ha estado criticándola por no cuidar de su apariencia, agregando que siempre está ocupada con los quehaceres del hogar y demás”.

La situación llegó a su punto álgido durante una cena familiar a la que asistieron juntos: el esposo no solo comenzó a criticar abiertamente (y frente a todos los presentes) la apariencia de su esposa sino que también la llamó “poco femenina” y podemos decir que esa fue la gota que rebalsó el vaso para la autora, quien se puso hecha una furia.

Image credits: LumiNola (no es la foto real)

Esta mujer no pudo evitar enfurecerse cuando su marido decidió ir a por todas y llamarla “poco femenina” frente a su familia

Un estudio reciente reveló que aquellas madres que además son amas de casa tienen más probabilidades de padecer depresión que sus contrapartes con empleo. El estudio mostró que el 28% de las madres reportaron estar deprimidas durante la mayor parte del día cuando se les preguntó cómo se habían sentido el día anterior; en cambio, solo un 17% de las madres empleadas afirmó estar en la misma situación.

En el mismo estudio se encontró que un 41% de las amas de casas informaron sentirse abrumadoramente preocupadas en comparación al 34%, un resultado significativamente menor, de sus contrapartes. Los diversos factores como el aislamiento, los mensajes perjudiciales por parte de la sociedad, la pérdida de oportunidades y muchos otros más no han hecho más que aumentar la presión ya existente en la tarea de criar a sus hijos.

Además, esta mujer dio más contexto sobre la situación para que los usuarios pudieran entenderla mejor

Para empeorar las cosas, la pandemia le ha complicado la vida a todos pero, principalmente, a aquellas amas de casa que hacen lo posible para cumplir con todas sus responsabilidades. Jane Parker —consultora especializada en intervenciones estratégicas para relaciones avanzadas, quien ayuda a sus clientes a tener relaciones sanas, exitosas y plenas— le ha dicho a Bored Panda que “es muy importante que cada uno tenga su propio espacio tanto a nivel mental como físico; es por esto que las restricciones por la pandemia nos han quitado muchas cosas”.

La especialista agregó que si bien todos nos encontramos lidiando con nuestros propios sentimientos y responsabilidades, esto puede afectar lo que somos capaces de ofrecerles tanto a nuestros hijos como a nuestra pareja. Además, resaltó el tema de la desigualdad dentro de una relación.

“La desigualdad dentro de una relación es algo que también se destaca en estos tiempos. Muchas mujeres sienten que aquellos sacrificios y responsabilidades que acarrearon los confinamientos no han hecho más que aumentar, mientras que sus parejas han podido dedicarse a sus trabajos como de costumbre”, explicó Jane.

Es más, la consultora afirmó: «Se asume que la mujer es quien debe cuidar y educar a los niños así como también a los parientes mayores de edad, manejar sus negocios o hacer teletrabajo y además hacer los quehaceres del hogar”, y además agregó que “esto puede causar cierto resentimiento en la pareja de no haber una conversación al respecto entre las partes”.

Y esto fue lo que la gente opinó al respecto

Pero a pesar de que este problema también puede considerarse como “algo imposible de ignorar”, muchos estadounidenses aún creen que que las madres se queden en casa puede llegar a ser muy beneficioso para los niños pequeños.

Una encuesta reciente realizada por Pew Research y enfocada en “ambos padres”, en lugar de solo las madres, le preguntó a los ciudadanos estadounidenses qué afirmación se encontraba más cerca de su forma de pensar: la primera opción, afirmaba que es mejor para los niños que uno de sus padres se quede en la casa para dedicarse a pleno a su familia y, la segunda, que no afectaba a la salud de los niños que ambos padres trabajen fuera de su casa.

Los resultados fueron que 6 de cada 10 adultos eligieron la primera afirmación mientras que solo un tercio (35%) se decantó por la segunda.