El gimnasio es un lugar donde personas de todas las edades, géneros, formas y tamaños pueden reunirse para hacer ejercicio y mejorar su salud. Con eso en mente, la mayoría quiere concentrarse en hacer ejercicio sin ser interrumpido. Por desgracia, las mujeres descubren que no siempre es así.

Avrey Ovard es la última persona que ha captado esto en la cámara. Mientras se graba haciendo ejercicio en el gimnasio, se le acerca alguien que quiere conocerla mejor. En el breve clip publicado en el TikTok de Avrey, él se presenta, le pide su número pero se va sin él.

Aunque no hay nada malo en ser atrevido y pedirle a alguien una cita (cuando las condiciones son adecuadas), también hay que estar preparado para la posibilidad de ser rechazado. En este caso, es la respuesta del respectivo Romeo en el gimnasio la que ha captado la atención de Internet.

Algunos consideran que Avrey fue grosera al rechazarlo, otros piensan que lo que dijo fue perfectamente aceptable. Mira el vídeo a continuación y danos tu opinión.

Más información: TikTok | Instagram | YouTube | Twitter |

@avreyovardfor those who saw my YT vid lmao here’s this …. LEAVE WOMEN ALONE!!!! #gym #gymgirl #PerfectMarcJacobs♬ original sound – ave

El vídeo pone de relieve un caso recurrente que les ocurre a las mujeres en el gimnasio: mientras hacen ejercicio, son invitadas a salir por un hombre que les ha echado el ojo.

Para saber por qué sigue ocurriendo esto, hablé con Samantha Brennan, profesora de Filosofía y decana de la Facultad de Artes de la Universidad de Guelph. Junto con Tracy Isaacs, es coautora de Fit at Midlife: A Feminist Fitness Journey y cofundadora del blog Fit is a Feminist Issue.

La profesora Brennan dijo a Bored Panda lo siguiente: «El gimnasio es un entorno incómodo para mucha gente, pero especialmente para las mujeres y para quienes no encajan en las normas de género de la sociedad».

«Como muchos de nosotros asociamos el fitness con el aspecto físico en lugar de con el rendimiento deportivo o la salud en general (un error en mi opinión), en los gimnasios se presta mucha atención al aspecto de nuestros cuerpos. La gente en el gimnasio escudriña su propio cuerpo y el de los demás», dice.

«Eso puede significar, para muchas mujeres, una atención no deseada. Existe la opinión errónea de que si estás en el gimnasio, quieres esa atención. Y muchas, o la mayoría de las mujeres, simplemente no la quieren».

Avrey Ovard estaba grabando ejercicios para su canal de YouTube cuando ocurrió

En la versión ampliada del video, Avrey explica más sobre la situación y cómo se siente al respecto.

Dijo que, aunque había visto muchos TikToks de otras chicas a las que les había pasado, para ella era la primera vez. «Nunca había tenido una experiencia así, que coquetearan conmigo en el gimnasio», dijo.

El encuentro la dejó avergonzada pero afirma su opinión al respecto: «Hombres, dejad a las mujeres en paz en el gimnasio», dijo. «Es, literalmente, el último lugar en el que querría que se me insinuaran».

Como los gimnasios son un espacio compartido, es importante ser respetuoso con los demás mientras se está allí. La profesora Brennan subraya la necesidad de espacios seguros en los gimnasios, especialmente para las mujeres. Todos necesitamos espacios para hacer ejercicio en los que no se nos observe por nuestro aspecto. Muchas actividades físicas no son bonitas ni elegantes. Las mujeres atletas a menudo se reprimen porque no quieren ser vistas como sudorosas o sin aliento».

Prosigue hablando también de los trajes deportivos de las mujeres, un tema importante en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 de este año, donde las atletas de los equipos olímpicos de Alemania y Noruega protestaron por la sexualización de sus trajes.

La profesora Brennan dijo: «Muchas prendas deportivas se ajustan a la forma por razones de rendimiento. Piensa en los monos que llevan los remeros o en los trajes de piel que llevan los ciclistas de pista. Incluso en un gimnasio normal, puede ser que lleves ropa que no usarías normalmente».

Explicó a Bored Panda que está «a favor de los espacios de entrenamiento libres de prejuicios para todos, en los que podamos centrarnos en lo que hacemos y no en nuestro aspecto».

El hombre intenta iniciar una pequeña charla con ella mientras está ocupada

La profesora Brennan concluye con sus consejos para quienes van al gimnasio. Dice: «Prueba muchos gimnasios y encuentra uno que te resulte cómodo. Habla con el gerente para ver si tienen un código de conducta para los socios».

«Me gustan los gimnasios con personal en la planta y encuentro que eso marca la diferencia en la cultura y el comportamiento», continuó, «también me gustan los gimnasios con un enfoque específico en la inclusión. Para mí, no se trata de espacios sólo para mujeres, sino de encontrar un gimnasio que tenga un compromiso con la inclusión y el respeto».

Está claro que tener en cuenta a los demás en el gimnasio es importante. Entonces, ¿hay algún momento adecuado para intentar invitar a alguien a salir y puede hacerse de forma respetuosa?

Una encuesta realizada por «Top Protein» se propuso averiguar las preferencias del Reino Unido sobre el coqueteo en el gimnasio. En una encuesta realizada a 1.914 personas (hombres y mujeres), el 44% de los encuestados dijo que le gustaba recibir este tipo de atención en el gimnasio. El 38% dijo que no le importaba cuando le ocurría y el 18% restante tenía una opinión negativa al respecto.

Según las respuestas recogidas, el 57% de la gente dijo que la mejor técnica para establecer una conexión es: «simplemente sonreír e intentar entablar una conversación». Aunque el hombre del encuentro de Avrey intenta entablar una conversación, lo hace de forma bastante brusca.

Como se puede ver en el vídeo, la interrumpe dos veces mientras ella lleva los auriculares. En primer lugar, para preguntarle si está grabando un vídeo cuando es bastante obvio y, en segundo lugar, haciéndole un gesto para que se quite los auriculares antes de que ella se dé cuenta de que le está hablando. Tal vez podría haber interpretado mejor la situación.

Vuelve a intentar hablar con ella de nuevo

Laura Williams, experta en fitness y escritora de ‘Men’s Journal’, da sus consejos a los hombres sobre cuándo es correcto acercarse a las mujeres en el gimnasio.

Dice: «Algunas mujeres están dispuestas a entablar conversaciones mientras hacen ejercicio. Otras no».

«Si una mujer sonríe o saluda, te está dando el visto bueno para entablar una pequeña charla. Sin embargo, si lleva auriculares, evita el contacto visual y está completamente absorta en lo que está haciendo, no la interrumpas».

Avrey se siente incómoda y trata de mostrar su desinterés

El hombre la invita a salir pero ella lo rechaza

Él responde con una réplica vergonzosa

Fuente: avreyovard

Aunque la interacción es muy breve, se discute si Avrey dijo o no lo correcto.

Aunque probablemente quiso decir que ella misma era «demasiado joven», quizá no pensó en la implicación de que el hombre era «demasiado viejo» al mismo tiempo. Y al sentirse insultado, podría ser la razón por la que vemos que él le devuelve el golpe al instante.

¿Quizás podría haberle explicado que no estaba interesada o que tenía novio?

Las mujeres han compartido sus experiencias de atención no deseada y también han utilizado esas mismas excusas. Algunas han tenido éxito, otras han sido ignoradas y los hombres han insistido aún más. Por eso, otras creen que Avrey tenía razón en lo que dijo al hacer callar al hombre.

Te dejamos que te formes tu propia opinión al respecto. ¿Has tenido una experiencia similar? Comparte tus opiniones e historias en los comentarios.

La mayoría de la gente criticó al hombre por su comportamiento espeluznante y su frágil ego

Pero otros dijeron que ella fue innecesariamente grosera