Pequeños brotes y otras formas vegetales en horquillas son la última e inesperada moda en China. Todo empezó en Chengdu, la capital de la provincia de Sichuan, al suroeste del país, a principios de septiembre. Cómo comenzó es un misterio, pero ahora hombres, mujeres y niños llevan felices estas plantas de plástico que parecen crecer de sus cabezas. Cuestan menos de 1 dólar.

“La gente necesitaba algo fresco para enriquecer su vida mundana,” explicó el sociólogo Gao Xuanyang a la CNN. “Sea una horquilla, un monedero o una camiseta. Quienes siguen la moda realmente no necesitan saber el significado tras ella. Solo quieren presumir de ir a la última con sus horquillas con brotes.”

(via: CNN)