¡Llegan de nuevo los premios Darwin! Esta vez en la bella región de Galicia, al noroeste de España, donde la generación Instagram ha descubierto un espectacular lago de aguas turquesas, que sirve a sus propósitos de influencers.

Image credits: sarahgerpe

Precioso, ¿verdad? Solo hay un problema: el “lago” es en realidad una mina de tungsteno en desuso, y los vívidos colores son el resultado de la contaminación química del agua.

Image credits: shutterstock

This hasn’t stopped some people entering the water, however, leading to hospitalizations for skin rashes and stomach problems.

Sin embargo, esto no ha detenido a algunos que se bañaron en sus aguas, que posteriormente tuvieron que ser hospitalizados por sarpullidos en la piel y problemas estomacales.

Una influencer que se metió en el agua sufrió una reacción alérgica durante 2 semanas, contando a una radio local que estaba “un poco mal, sí, pero la foto lo valía.”

Image credits: lastronik

El lugar se llama Monte Neme, fue zona de minas durante la época de la 2ª Guerra Mundial, y lleva décadas abandonado. El renovado interés de la gente se debe a cierta promoción irresponsable por parte de la oficina de turismo regional.

“Este es un paraje minero, devastado y sin restaurar, pero Galicia lo ha usado para promover el turismo en la región, como si fuera un paisaje idílico,” explicó a Euronews Ramón Varela, periodista medioambiental y portavoz de Salvemos Cabana, una asociación  por la protección del patrimonio natural y cultural de la zona.

Image credits: lyliseyes

“Los fines de semana parece que hubiera una peregrinación allí, pero es un lugar peligroso, un paisaje causado por líquidos industriales. Por un lado, es una zona de fácil acceso, pero por el otro, las pendientes son un riesgo, ya que llegan a medir hasta 30 metros,” dijo Varela.

Image credits: izzyandtai

Image credits: lorena_qp

Salvemos Cabana ahora está presionando al gobierno regional para que limite el acceso al lago y ponga señales más claras sobre los peligros de la zona.

Image credits: izzyandtai

Image credits: laratronti

El Dr. Manuel Ferreiro, del Hospital Universitario de A Coruña, explicó en una entrevista con la Cadena Cope que un chapuzón rápido haría que los bañistas sufrieran irritaciones en la epidermis, pero una mayor exposición lleva a problemas más serios.

“Si se bañan ahí de forma puntual, las consecuencias serían irritación de la piel, los ojos y la membrana ocular.”

Image credits: jennisuarez4

Image credits: myblueberrynightsblog

“Pero si se bañan de forma prolongada y beben algo de ese agua accidentalmente, sufrirían trastornos digestivos, vómitos y diarrea.”

Image credits: lauramr_13

Image credits: miaupotingues

¿Crees que sigue valiendo la pena?

Image credits: karinaqv93

Image credits: chrisslema2

Image credits: diferlo

Por supuesto, no es la primera vez, y seguro que no será la última, que la gente arriesga su vida y su salud de forma estúpida por sacar la foto perfecta. En la ciudad siberiana de Novosibirsk, la gente también está enfermando tras bañarse en un reluciente lago azul que en realidad es el vertedero tóxico de una central eléctrica cercana.

Image credits: silkitta

Image credits: yoyih_

Image credits: laratronti

Sin embargo, la culpa no es solo de los influencers. No hay suficientes carteles sobre los peligros de la zona, y los que hay no dan información específica sobre la contaminación del agua.

Image credits: euronews

Image credits: izzyandtai

¿Qué opinas? ¿Te has arriesgado alguna vez por hacer una buena foto? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Esto es lo que dijo la gente sobre la situación: