Lewis Miller es un diseñador floral neoyorkino, y quiere crear una respuesta emocional en esta gran metrópolis, así que para ello utiliza flores.

Durante el último par de meses llevan apareciendo arreglos florales por todo Manhattan. Aceras, cubos de basura, estatuas y plazas públicas son los objetivos principales de su campaña. “Regalar flores a los neoyorkinos es una idea sencilla sobre la que llevo años pensando,” escribió Lewis en su web. “Esperaba sonrisas, de esas que salen cuando observas un acto de amabilidad. Esa es mi meta, mi visión. Crear una respuesta emocional a través de las flores.”

Lo llama “Flower flashes”, y cada instalación tiene un aspecto distinto. “La de Alicia en el País de las Maravillas era romántica, femenina y enigmática,” dijo Miller a NBC New York. “Los que ponemos en cubos de basura son más provocadores y efímeros.” Los ramos también varían de tamaño: los más grandes tienen miles de flores como rosas, dalias y orquídeas, y si se prepararan para un cliente en la compañía de Miller, costarían hasta 10.000$.

“Intentamos usar las flores de anteriores eventos cada vez que podemos. Haciéndolo, le damos una segunda vida a las flores.” El florista dice que se plantea continuar con sus “flower flashes” y seguir haciendo sonreír a la gente.

Más información en: lewismillerdesign.com | Instagram (via: mmm)

Este diseñador floral también utiliza estatuas, aceras, plazas y otros objetos en su campaña