El pasado martes, Sara Perez y Matthew Teague estaban cazando pokémons al sur de Houston. Mientras cumplían su misión, vieron una jaula abandonada en un parque completamente vacío. En su interior había 20 hamsters y 7 ratones sufriendo el exceso de calor y sin agua alguna para refrescarse.

Por suerte para ellos, Sara y Matthew actuaron rápido. Ambos entrenadores pokémon llevaron la jaula a casa de Sara, dónde les dieron agua, comida fresca y mejor acomodamiento a los pobres animalitos. Gracias a eso, los 27 sobrevivieron.

Después, Sara llevó a los animales a la protectora de animales de Houston, dónde, tras no recibir noticias de posibles dueños anteriores, los pusieron en adopción. Esperamos que los tiempos duros para estos pequeños hayan terminado y que quizá otros entrenadores pokémon los lleven a sus casas.

Dos chavales que jugaban a Pokemon Go vieron una jaula abandonada en un parque completamente vacío

Había 27 animales en su interior, probablemente abandonados para que murieran

Se los llevaron inmediatamente a su casa

Todos sobrevivieron y fueron llevados a la protectora de animales de Houston, dónde les dieron nombres de pokémon y fueron puestos en adopción

Ahora están esperando a sus entrenadores pokemon personales para que los lleven a sus nuevos hogares.