Este verano, durante el peor brote de sarampión en décadas, Nueva York ha aprobado una ley que ha acabado con las exenciones religiosas a las vacunas de los niños en colegios públicos.

A los padres se les concedió un periodo de gracia de 2 semanas desde que comenzaron las clases para proporcionar la cartilla de vacunación de sus hijos, o serían echados. Ese periodo termina, y muchos padres están furiosos de que la ley siga en marcha.

Image credits: ellievhall

Image credits: daynabug77

Los niños pueden volver al colegio si sus padres les vacunan. Según el personal de Sanidad del estado, hay 26217 niños en Nueva York que estaban en escuelas públicas, privadas, parroquiales, guarderías y jardines de infancia que consiguieron exenciones religiosas durante el año escolar 2017-18.

Image credits: daynabug77

Image credits: daynabug77

El brote de sarampión que dio pie a esta nueva ley, se va calmando. Este mismo mes el alcalde Bill de Blasio declaró que ya había finalizado en la ciudad de Nueva York, su epicentro. Y los niños son los que mayor riesgo corren.

Image credits: Jackie19021587

Image credits: Jackie19021587

*No mola no ir a la escuela. Niño 100% sano.

Image credits: MerryGoGroundByMelissaToro

*Fuente solo para vacunados

Image credits: daynabug77

Image credits: GD22377992

Image credits: GD22377992

Image credits: Melissa232220

Image credits: bradhoylman

La gente tuvo mucho que decir sobre esta situación