El adolescente Ethan Lindenberger, de Ohio, ocupó los titulares este mes al testificar ante el comité del Senado estadounidense y rogando que se diera mayor importancia a las vacunas, después de que la historia sobre su madre antivacunas corriera por internet. Al principio, Lindenberger escribió sobre su madre en r/nostupidquestions, preguntando si podía vacunarse sin el consentimiento de sus padres. No hace falta decir que a la gente le impactó la pregunta y la utilizaron para resaltar la desinformación y el daño que causa el movimiento antivacunas.

Image credits: istockphoto/yacobchuk

Bueno, la madre de Linderberger no está sola. Una mujer acudió a internet para pedir consejo, pero al contrario que el adolescente de Ohio, esta madre antivacunas buscaba modos de evitar que su hijo de casi 18 años se vacunara cuando los cumpliera.

En vez de consejos, esta madre recibió algunas brutales respuestas:

En un intento de evitar los problemas creados por personas como esta, Facebook ha decidido no permitir que haya más anuncios que incluyan información falsa sobre las vacunas, y opciones de target como “controversia sobre vacunas”.

La propaganda antivacunas tiene tanta influencia que ha habido brotes de sarampión en todo el mundo. La OMS ha nombrado a este movimiento como una de las mayores amenazas para la salud global en 2019.

La falsedad más propagada es que la vacuna del sarampión tiene que ver con el autismo. La plataforma Pinterest también ha prohibido la “promoción de falsas curar para enfermedades terminales o crónicas y consejos antivacunas.”