En el fondo sabemos que lo que vemos en redes sociales raramente refleja la realidad: solo vemos los mejores, más interesantes, divertidos y bellos aspectos de la vida de la gente. Pero somos humanos, y tendemos a compararnos cada vez que vemos tales cosas. Puede convertirse en algo insoportable con el tiempo si no tenemos esto en mente.

Las jóvenes madres sobre todo, sienten presión para equilibrar sus estresantes vidas y encontrar energía para presentar un buen aspecto, una imagen feliz de ellas mismas hacia el mundo.

Jen Flint es creadora, artista y madre de 6 hijos, y vive en Utah. Su corta historia sobre un encuentro en una piscina local fue leido por cientos de miles de personas, al resaltar el triste contraste entre lo que la gente quiere que otros vean y la realidad tras las fotos.

Jen asegura que su intención no era avergonzar a la madre de la piscina: “Estoy segura de que tenía razones para tal comportamiento, pero esas razones no eran la intención de mi publicación. No la juzgo.”

“La intención era ayudar a madres (y a padres y adolescentes) a darse cuenta de que lo que ven en redes sociales no es siempre real y cuando ven esas fotos perfectamente preparadas de mujeres, tienen que recordar no compararse con lo que ven.”

La reacción ante la publicación fue abrumadoramente positiva, siendo compartida más de 140000 veces en Facebook y desatando conversaciones sobre salud mental, autoestima y pensamiento positivo.

“Somos suficiente en la forma que somos. TÚ, que estás en casa con tus hijos, o TÚ, que trabajas para mantener a tu familia, o TÚ que tienes la casa impoluta, o TÚ con 20 kilos de más que preferirías no tener… TÚ eres suficientes. No te compares a ti ni a tu situación con las de otras personas. La comparación es el ladrón de la alegría.”

Esto es lo que dijo la gente sobre esta historia que les hizo pensar: