Una mamá no estaba contenta con la respuesta —y la actitud— que su hijo recibió de su profesora después de preguntarle su nombre. Así que la madre decidió tomar cartas en el asunto y envió un correo electrónico a la profesora.

Les costó un poco de ida y vuelta, pero al final consiguieron encontrar un terreno común.

La mamá también compartió el intercambio en Twitter y al instante se disparó, acumulando más de 385 mil likes y 33 mil retuits, lo que demuestra que las relaciones alumno-profesor-padre son tan relevantes en la época del aprendizaje a distancia como lo han sido siempre.

Los expertos afirman que existen pruebas sustanciales que demuestran que la participación de los padres beneficia a los alumnos, entre otras cosas, aumentando sus resultados académicos. Pero hay otras ventajas para los niños cuando los padres se implican, en concreto, una mayor motivación para el aprendizaje, un mejor comportamiento, una asistencia más regular y una actitud más positiva hacia los deberes y la escuela en general.

Así que, si un padre se preocupa por la educación de su hijo, desde luego no le está haciendo un mal favor.

La comunicación positiva entre padres y escuela también beneficia a los padres. La forma en que las escuelas se comunican e interactúan con los padres afecta a la calidad de la participación de los padres en el hogar con el aprendizaje de sus hijos. Por ejemplo, las escuelas que comunican malas noticias sobre el rendimiento de los alumnos con más frecuencia que el reconocimiento de la excelencia de los estudiantes desalentarán la participación de los padres al hacerles sentir que no pueden ayudar eficazmente a sus hijos.

Las relaciones efectivas entre los padres y la escuela también pueden beneficiar a los profesores. Por ejemplo, al tener más contacto con los padres, los profesores aprenden más sobre las necesidades de los alumnos y el entorno familiar, información que pueden aplicar en clase. Los padres que se involucran tienden a tener una visión más positiva de los profesores, lo que también mejora la moral de los docentes.

En definitiva, una buena comunicación bidireccional entre las familias y los centros escolares es necesaria para todos. Las investigaciones demuestran que cuanto más compartan los padres y los profesores la información pertinente sobre un alumno, mejor equipados estarán ambos para ayudar a ese alumno a obtener resultados académicos.

Así que los padres no deben sentirse como una molestia. Tanto si tienen dudas, preguntas o simplemente quieren decir “buen trabajo”, es perfectamente correcto ponerse en contacto con el profesor de su hijo. En eso consiste la buena comunicación entre padres y profesores.

La comunicación entre padres y profesores desempeña un papel muy importante a la hora de ayudar a un niño a tener una carrera académica exitosa. Dado que los padres y los profesores conocen diferentes aspectos de la personalidad del niño, deben trabajar juntos como un equipo para resolver los problemas que surjan o celebrar los logros e hitos.

Sin embargo, los profesores pasan gran parte de su tiempo en el aula, por lo que no siempre es fácil ponerse en contacto con el profesor de su hijo. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para la comunicación entre padres y profesores que pueden ayudarte a establecer esa conexión.

Algunos creen que la madre manejó muy bien la situación

Pero algunos tienen una opinión diferente