Aunque sea temporalmente, el vórtice polar ha cambiado Estados Unidos. Y aunque algunos tienen dificultades enfrentándose al frío, otros se divierten. Y no solo los surferos. El granjero Andrew Sietsema estaba podando sus manzanos al oeste de Michigan cuando se encontró con un raro fenómeno que llamó “manzanas fantasma”.

“Cuando podé el árbol, se movió bastante, y entonces los restos se cayeron por la parte de abajo de la ‘manzana fantasma’. La mayoría se cayeron enteras, con hielo y todo, pero unas cuantas aguantaron en las ramas dejando el ‘fantasma’.”

“Creo que hacía frío suficiente para que la película de hielo que cubría la manzana no se hubiera derretido, pero el calor suficiente para que la manzana de dentro se hiciera puré (las manzanas se congelan a temperaturas más bajas que el agua).”

“Seguro que se las encuentra en cualquier manzanar de la zona de Ridge, al menos en cualquiera que aún tuviera manzanas sin recoger de los árboles. ‘Jonagold’ es mi variedad favorita, pero a estas las llamamos ‘Jonaghosts’.”

Según Andrew, no hay muchos vegetales con los que pueda ocurrir esto. “Solo se encuentra en aquellos que no han sido recolectados y han resistido el invierno. La mayoría no lo consiguen.”

William Shoemaker, horticultor retirado de la Universidad de Illinois, dijo a Forbes que esas manzanas olvidadas tras la cosecha pasaron una semana de “frío excepcional” a causa del vórtice polar. “Además de estar momificadas, por así decirlo, también estarían podridas. Si es así, podrían mantener su forma, pero su sustancia sería casi puré.”

Cuando la temperatura llega a unos -18ºC, su estructura se viene abajo, y unas cuantas podrían haber “derramado su podredumbre con éxito”. Aunque la gente se pregunta por qué las manzanas no se congelaron sin más, esto es porque el contenido de la manzana es significativamente ácido, así que tiene que hacer un frío muy extremo para que se congele también.