El año pasado, en las islas Bahamas, una vecina de Nassau llamada Rosie Kemp encontró una cría de mapache que se había caído de un árbol. No encontraron a la madre por ningún lado, así que Kemp y su hija Laura Young decidieron adoptar a la pequeña y la llamaron “Pumpkin”. Con el tiempo, Pumpkin se recuperó de sus heridas y se mudó con Young y su marido.

“Instantáneamente se hizo amiga nuestra y de nuestros 2 perros adoptados, y nos sigue tanto a mi como a ellos donde quiera que vayamos,” dijo Young a The Dodo. “Ahora se cree que es un perro… es capaz de jugar y ponerse dura con ellos y les respeta cuando han tenido suficiente.”

Más información en: Facebook | Instagram | Twitter (via: thedodo)