Algunos dicen que hay cierta belleza y fuerza en la debilidad, pero a veces la inequidad entre personas solo trae desgracias. Es el caso de la violencia doméstica, un problema preocupante que ocurre en todo el mundo, pero del que no se habla tanto en todos lados. Un artista de Turquía encontró esto tan importante y desgarrador, que encontró una forma  imposible de ignorar de llamar la atención al respecto en su país y de conmemorar de forma hermosa a aquellas que han sido víctimas de esta terrible violencia, para que permanezca el recuerdo de sus vidas perdidas.

Más información en: Yankose

Estos 440 pares de zapatos están colgados de la pared de un edificio en Estambul, Turquía

Se oyen historias sobre violencia doméstica contra las mujeres procedentes de todo el mundo, y es una de las razones más comunes de muerte violenta en mujeres. En Turquía, el 40& de las mujeres han sufrido violencia doméstica, en algunos casos con trágico final. Buscando crear conciencia sobre estos problemas, este artista tuvo la idea de crear este monumento que nadie puede ignorar.

Sirven para recordar a las 440 mujeres de fueron asesinadas por sus maridos el año pasado en Turquía

Ha sido creado por el artista y diseñador gráfico turco Vahit Tuna

El artista afirma que la inspiración le vino  de ver cómo aumentaba el nº de mensajes al respecto en las redes sociales. Sin embargo, era consciente de que esas historias tienden a olvidarse rápidamente, y vio la necesidad de crear un recordatorio que durara más tiempo.

Eligió zapatos de tacón como símbolo de poder femenino e independencia que desearía que todas las mujeres tuvieran

Los tacones no son de las víctimas, sino más bien un gesto cultural

El artista ha argumentado sobre su elección de zapatos de tacón y no de otro tipo. Por un lado, afirma que fue por razón estética, ya que es un homenaje visual ante todo. Por otro lado, se contradice diciendo que podría ser un símbolo de las mujeres capaces de cuidar de sí mismas y no siendo dependientes de sus maridos.

En algunas regiones de Turquía, es tradicional dejar fuera los zapatos de una persona tras su muerte

La familia deja ahí los zapatos como símbolo de duelo

El artista cree que el conocimiento es poder, y que por ello es importante conocer el problema y cómo afrontarlo individualmente. Los otros proyectos de Tuna también tratan sobre problemas sociales y ecnómicos a los que se enfrenta su país.

Esta instalación artística se encuentra en la zona central de Estambul

Estos 440 pares de zapatos estarán expuestos durante 6 meses