Cuando Amber J. puso a la venta su viejo iPhone en Facebook, no esperaba ser la que pagara el pato. “Llevaba a la venta unos 3 o 4 días. Recibí muchos mensajes de personas distintas, algunos de raritos, pero ninguno tan terrorífico como él.” Este hombre que decía ser “un buen tipo” empezó a bombardear a Amber con mensajes chungos, autoinvitándose a su casa para ver el iPhone. Cuando ella se negó de forma educada, el hombre mostró su verdadero rostro.

“Llevaba a la venta unos 3 o 4 días. Recibí muchos mensajes de personas distintas, algunos de raritos, pero ninguno tan terrorífico como él”

“Me di cuenta de que algo no estaba bien en su cabeza en cuanto dijo eso de tener miedo por ser mujer. Pero hay tantos raritos en internet que pensé que bueno, un machista, no pasa nada, le vendo el móvil y no vuelvo a hablar con él. Pero claro, tuvo que volverse más raro aún.”

Amber ya lo ha bloqueado, pero su “descenso a la locura” fue tan rápido, que se quedó totalmente anonadada. “Era como un choque de trenes que no podía dejar de mirar.”

“Creo que da miedo y que probablemente sea peligroso. Cree que las mujeres no pueden decir que no al sexo y no cree que las violaciones sean reales. Eso es terrorífico para mi.”

“Quiero añadir que unos cuantos hombres se ofendieron porque dije lo de ‘mansplaining’ y es una locura. Aquí hay un tipo diciéndome literalmente que las violaciones no existen y las feministas son nazis, pero eligen ofenderse por una palabra. No es una palabra que use diariamente, pero sabía que con un hombre como él, escocería.”

Las buenas noticias son que, al menos, vendió el móvil. No a él, claro.

La gente dijo que el tipo daba mucho mucho miedo: