Dos chicos, Ricky Rogers y un amigo suyo, publicaron unas fotos en las que aparecían “surfeando” sobre una tortuga en una playa de Australia… y se arrepentirían inmediatamente. La foto tenía el mensaje: “He surfeado sobre una tortugas este fin de semana… genial tiiiiioooo”, y suscitó enfado e indignación, sobre todo después de ser compartida por el fotógrafo de fauna salvaje Matt Wright.

Se está investigando si la tortuga ya estaba muerta cuando se hizo la foto. Los dos chicos publicaron una foto con una tortuga muerta junto a la que está escrito RIP. Sea o no sea la misma tortuga, este tipo de crueldad contra los animales no es aceptable, y ahora estos dos idiota se enfrentan a una multa de 20.000 dólares cada uno.

(via: huffpost)