ADVERTISEMENT

¿Cómo luchar contra lo gris y soso de la vida diaria? Aparentemente, pintando como un loco. Boris Chernichenko, de la ciudad rusa de Astrakhan, se dedicó a aniquilar la banalidad decorando la escalera de su edificio. Se acabaron las paredes lisas blancuzcas, ahora están decoradas con murales de paisajes naturales.

ADVERTISEMENT

Chernichenko es un apasionado de la pintura y de los perros salchicha. Si quieres ver a otros artistas transformando el lugar dónde viven, puedes leer sobre este pueblo mexicano que se convirtió en un mural gigante.

Más información en: Facebook | vk.com

Créditos de la imagen: Andrei Mireiko

Créditos de la imagen: Olis

Créditos de la imagen: Olis

ADVERTISEMENT

Créditos de la imagen: Boris Chernichenko

Créditos de la imagen: Olis

Créditos de la imagen: Boris Chernichenko

Créditos de la imagen: Olis

ADVERTISEMENT

Créditos de la imagen: Olis

Créditos de la imagen: Olis

Créditos de la imagen: Olis

Créditos de la imagen: Olis

Créditos de la imagen: Boris Chernichenko