Una familia de Ponce de León, en Florida, ha experimentado algo que te puede marcar de por vida. El miércoles por la mañana, su hijo de 3 años, Marshal, desapareció.

El niño no solo desapareció llevando solo un pañal puesto, también sufre de autismo y no puede hablar, lo que hizo que la familia se preocupara aún más, pensando que no había muchas oportunidades de encontrarlo. Lo único que les consolaba es que con él habían desaparecido los leales perros de la familia, Nala y Buckwheat.

“Nos arrastró el pánico, nos venían a la cabeza todo tipo de cosas horribles que le podían haber pasado,” dijo Kayla Stewart, tía del niño, a la WJHG/WECP.

El miércoles por la mañana desapareció un niño de 3 años en Ponce de León, Florida

Image credits: Walton County Sheriff, Michael A. Adkinson, Jr.

El pequeño Marshal es autista y no puede hablar, lo que podría haber dificultado la búsqueda

Image credits: Walton County Sheriff, Michael A. Adkinson, Jr.

Pero consiguieron encontrarlo ese mismo día, gracias a los perros

Image credits: Walton County Sheriff, Michael A. Adkinson, Jr.

Image credits: WJHG

Image credits: Walton County Sheriff, Michael A. Adkinson, Jr.

Los vecinos se dividieron y buscaron por la zona, y el departamento del sheriff publicó el caso en Facebook. “Nuestras expectativas al iniciar una búsqueda de tal magnitud son siempre incluyendo a tantos agentes como sea posible en la búsqueda. Los minutos son preciosos en lo que se refiere a buscar a un niño,” contó Corey Dobridnia, portavoz de la oficina del sheriff del condado de Walton.

La vecina Carol Shelton vio al niño más tarde, como a una milla de su casa. Y todo gracias a los ángeles de la guarda de Marshal: Nala y Buckwheat estuvieron todo el rato a su lado. “Los perros estaban con él. Es de agradecer que los perros intentaran guiarlo, creo que lo mantuvieron a salvo.”

Dobridnia cuenta que todos agradecen a la amiga de la familia que pudo localizar al niño, añadiendo que uno de los capitanes acudió a recoger al niño para entregárselo a su madre.

“Marshal estaba de buen humor cuando lo encontramos. Un poco sucio del paseo por el bosque, pero contento y sin daños. Los perros son criaturas leales. Creo que supieron que tenían que quedarse con él al ver que estaba solo. Fueron sus instintos. Se quedaron con el niño y lo vigilaron hasta que fue localizado.”

La familia estuvo feliz de tener de nuevo en casa a su querido niño. También están muy orgullosos de su familia canina. “Están haciendo su trabajo,” dijo la madre.

En Facebook todos estuvieron contentos de conocer el desenlace