Los extraños siempre tienen algo para decirles a quienes tienen hijos, en especial cuando se trata de cómo disciplinan a esos hijos. Aunque no lo expresen de manera evidente, estos padres y madres pueden sentir las miradas de odio y los susurros de las personas que los insultan en voz baja. Creo que no hace falta decir que estas “críticas” pueden ser más que frustrantes. Pero ¿y si tienen razón?

Hace poco, la usuaria de Reddit u/BingandBong123 publicó en el grupo de Reddit “¿Soy el idiota?”  sobre la vez en que ella y su familia fueron a un restaurante solo para tener que soportar que un niño particularmente molesto les arruinara el momento. Sin embargo, este pequeño no pudo evitar pasarse de la raya y la autora de la publicación intentó inculcarle un poco de sentido común, y la madre del niño no estuvo para nada contenta con ello.

Sigan leyendo para saber cómo terminó todo y hágannos saber en los comentarios si piensan que u/BingandBong123 fue la idiota en esta situación.

Image credits: AleksandarNakic (no es la foto real)

Dejando de lado este caso en particular, Talya Stone —exjefa de redacción y actual bloguera especializada en crianza— cree que si tenemos en cuenta que  todo el mundo tiene una opinión con respecto a la forma en la que debe criarse a los niños, podemos deducir que lo que nos encanta en realidad es juzgar a los padres. “Siempre me gusta recordarle a la gente que no tenemos la menor idea de lo que  sucede en la vida de esa persona o familia en ese determinado momento. No conocemos la historia de la gente, así que no deberíamos hacer presunciones o juicios sobre su forma de crianza”, le explicó la mujer detrás de los blogs Maternidad auténtica y 40: ¿Ahora qué hago? a Bored Panda.

Tal vez tuvieron un mal día, los despidieron del trabajo o discutieron con su pareja: simplemente no podemos saber cuál es la razón por la que un padre está distraído.

“Hay tantas razones posibles que debemos recordarnos a nosotros mismos que, a no ser que queramos que otra persona se entrometa en nuestras vidas y nos juzgue con dureza, debemos abstenernos de hacer lo mismo con los demás”, señaló Stone. “Al fin y al cabo, la forma en la que alguien decide criar a sus hijos no es asunto nuestro, a no ser que eso nos afecte directamente e, incluso en ese caso, tenemos que ser cuidadosos con la manera en la que encaramos la situación”.

Pero los padres no deberían tomar la empatía de las demás personas como un pase libre para hacer lo que deseen. “A mí también me hierve la sangre cuando algunos padres no se dan cuenta o parecen hacer la vista gorda a lo que hacen sus hijos”, comentó Talya Stone. “La clave se encuentra en la palabra ‘crianza’. ¡Se supone que tenemos que criarlos tanto en casa como fuera de ella!”.

Las madres y los padres deberían tener un enfoque proactivo para prevenir malos comportamientos siempre que sea posible. Esto significa que es necesario planificar con antelación e identificar aquellas estrategias que pueden ayudarlos a evitar que sus hijos se porten mal. Según Stone, esto incluye “asegurarse de que los niños se comporten de forma apropiada dentro de ciertos entornos, no toquen las cosas de los demás sin su permiso, sean educados y digan ‘por favor’ y ‘gracias’ cuando están fuera de casa, se disculpen siempre que sea necesario, utilicen un lenguaje amable y apropiado, lidien con sus emociones de forma apropiada cuando están en público y limpien lo que ensuciaron, entre otras cosas”.

De esta forma, los desconocidos no sentirán la necesidad de involucrarse ya que verán que sus tutores son quienes se encargan del asunto. 

“En última instancia, los niños deberían estar en todo momento junto a sus padres o, al menos, a una distancia apropiada en la que los padres puedan controlarlos y observar su comportamiento”.

No obstante, si el niño no está seguro de qué comportamiento es o no apropiado, debe poder (y también tener la voluntad) de preguntárselo a su padres.

Pero, por supuesto, ningún niño puede tener los mejores modales todo el tiempo. “Creo que apegarnos a la idea de que ‘los niños son simplemente’ niños suele ser lo más sencillo, pero a mi parecer sería mejor que los padres pensaran en ellos como adultos en proceso”, comentó Stone con respecto a cómo afrontar las expectativas.

“Si como padres deciden seguir la segunda línea de pensamiento, esto se convertirá en una guía perfecta mediante la cual sabrán dónde marcar los límites. Es cierto que son niños y que hay que darles la libertad necesaria para divertirse y explorar, pero siempre debemos hacerlo pensando cómo su comportamiento los ayudará a desarrollarse a futuro porque… bueno, estoy segura de que no te gustaría que tu hijo se convirtiera en un adulto que se esconde debajo de las mesas, lame el piso y le roba sus pertenencias a desconocidos, ¿no es así?”.

Por suerte, también logramos contactarnos con u/BingandBong123, quien estuvo de acuerdo en contarnos más sobre cómo se dio esta confrontación. “La madre de vez en cuando levantaba la vista para controlar a su hijo, pero no hacía nada cuando lo veía correr por el lugar y gritar. En varias ocasiones el personal del restaurante intentó pedirle amablemente que hiciera silencio y dejara de correr, pero se detenía durante unos 30 segundos y volvía hacerlo de nuevo”, le contó la redditor a Bored Panda.

Según la mujer, al pequeño no le importaba mucho lo que ella tenía para decirle. “El niño sabía que estaba portándose mal ya que se veía bastante avergonzado mientras lo regañaba, pero sabía que su madre vendría a ‘rescatarlo’”, explicó.

Esperemos que este niño tenga nuevas oportunidades para poder crecer y madurar.

Algunos usuarios (padres incluidos) se molestaron por la indiferencia de la madre ante el comportamiento de su hijo