¿Cómo te metes en el espíritu Navideño? ¿Decoras un árbol? ¿Te pones un jersey festivo? ¿Horneas galletas? Da igual lo que sea, porque seguro que no te dedicas a despreciar lo que hacen otras personas para alimentar tu ego y sentirte superior. Sin embargo, esta vecina comenzó las fiestas haciendo exactamente eso mismo.

Cuando vio una gárgola en el porche de su vecina, dejó una nota exigiendo que la quitara inmediatamente, porque no era navideña. Y si supiera lo que iba a pasar después, quizá no lo habría hecho, pero es genial que fuera tan maleducada y exasperante, porque… le salió el tiro por la culata.

En vez de aceptar el ultimatum de esta vecina Karen, la dueña de la gárgola decidió mejorar el asunto. Con ello, comenzó esta divertida contienda. Y Karen no tenía ni una oportunidad de ganar.

Más información en: Facebook

Lo único más impresionante que la determinación de esta Karen para quedar como una tonta es la historia de las gárgolas. Se erigían como defensa contra demonios y tienen raíces religiosas. Así que, si lo piensas, son muy apropiadas y sí que tienen algo de espíritu navideño.