La novia, Casey, estaba frente al altar temblando frente a su familia y a sus amigos. Se supone que iba a ser el día más feliz de su vida, pero en vez de eso, era el principio del fin de una relación de 6 años y todos iban a ser testigos.

Casey pensó que su prometido Alex era el elegido, pero como escribió en su publicación contándolo todo en Whimn, la noche antes de su boda recibió un mensaje que lo cambió todo. Rodeada por su cortejo nupcial, fue bombardeada con una serie de capturas de pantalla procedentes de un número desconocido, acompañadas de un mensaje que decía: «Yo no me casaría con él. ¿Lo vas a hacer tú?». Las capturas de pantalla incluían conversaciones subidas de tono entre Alex y otra mujer, e incluían selfies de los dos. Las pruebas de este affair estaban fechadas desde meses antes hasta días antes de la boda planeada.

Destrozada, se preguntó cómo hacerlo todo. Sus leales amigas le dijeron que le llamara y cancelara la boda, pero Casey estaba demasiado en shock para tomar una decisión. El día siguiente, la desdeñada novia había tomado su decisión: la boda continuaría, pero con ciertos cambios.

«Caminé hacia el altar con pies pesados, mi vestido de ensueño ahora solo era un disfraz. Él vio mi cara y sabía que yo no me sentía como una mujer en su gran día, pero no sabía lo que se avecinaba.» Ni él, ni los presentes.

«Hoy no habrá boda. Parece que Alex no es quien yo pensaba que era,» anunció Casey. Sacó el móvil, que llevaba oculto tras el ramo, y comenzó a leer:

«Este fin de semana. Tú y yo. Está en marcha, preciosidad. Prepárate.»

«Tu cuerpo es increíble. Y maldita sea, sabes cómo usarlo. Desearía que mi novia supiera hacerlo la mitad de bien que tú.»

«Te echo mucho de menos. No puedo dejar de pensar en f*llarte. Nunca había tenido este tipo de conexión antes.»

La valiente ex-novia miró la cara pálida de su ex-prometido. Sin decir una palabra, Alex se fue de la iglesia, y Casey habló a los presentes: «Os quiero a todos, y aunque esto sea horrible, me alegro de que estéis aquí.  Hoy no se celebrará una boda, pero se celebrará la honestidas, el encontrar el verdadero amor y seguir a tu corazón aunque duela.»

Aunque nada salió como planeaban en esta boda, por lo que ella cuenta, fue toda una fiesta igualmente.

(Imagen de Facebook: shutterstock / Sergii Sobolevskyi)

«Se supone que este iba a ser el día más feliz de mi vida… y que todos ibais a ser testigos»

Image credits: shutterstock / Sergii Sobolevskyi

«Alex y yo llevábamos juntos 6 años. Sentí que era el elegido instantáneamente. Nuestras familias se hicieron amigas, nuestras vidas se entrelazaron y pensé que viviríamos felices juntos»

Image credits: Takmeomeo

«En mi última noche como soltera, mi teléfono sonó desde el otro lado de la habitación. Pero este no era otro mensaje deseándome suerte y amor. Nos tomó a todas por sorpresa y lo cambió todo en un momento»

Image credits: shutterstock / Boryana Manzurova

«El mensaje consistía en una serie de capturas de pantalla de un número que no reconocí. El texto decía «Yo no me casaría con él. ¿Lo harás tú?»»

(Mensajes recreados con propósitos ilustrativos)

«Las capturas de pantalla eran conversaciones entre mi futuro marido y otra mujer. Muchas de ellas, incluyendo selfies de la pareja.»

(Mensajes recreados con propósitos ilustrativos)

«Los mensajes tenían fecha desde hacía meses y hasta solo días antes. Mi cerebro no computaba qué estaba ocurriendo. No nos cuestionábamos la legitimidad de los mensajes. Simplemente lo sabía.»

(Mensajes recreados con propósitos ilustrativos)

«Cada palabra era un puñal en mi corazón, y solo faltaban unas horas para mi boda. ¿Cómo iba a cancelarlo cuando la gente ya había viajado para estar ahí y todo estaba pagado? Yo quería a Alex, quería casarme con él mañana.»

Image credits: Pexels

«Caminé hacia el altar con pies pesados, mi vestido de ensueño ahora solo era un disfraz. «Hoy no habrá boda. Parece que Alex no es quien yo pensaba que era»»

Image credits: Shutterstock / Tadeas Skuhra

«Los presentes se asombraron y Alex intentó coger mi mano, pero aparté las flores para mostrar mi móvil en la mano. Leí cada mensaje que ella me envió. Con cada palabra, Alex se ponía más pálido»

Image credits: iStock / Wavebreakmedia

Casey habló a los presentes: «Os quiero a todos, y aunque esto sea horrible, me alegro de que estéis aquí.  Hoy no se celebrará una boda, pero se celebrará la honestidas, el encontrar el verdadero amor y seguir a tu corazón aunque duela»

Image credits: moreharmony

En los comentarios, la gente estaba impresionada: