Si están planeando casarse, probablemente tengan en claro cómo quieren que sea su gran día. Pero, cuando una pandemia azota al mundo entero, las cosas cambian un poco. Y, si además le sumamos parientes irracionales a la mezcla, la imagen de una boda de ensueños comienza a desdibujarse.

Hace unos meses, una usuaria de Reddit (que ya no existe) se encontraba en una situación difícil. Sus padres, quienes accedieron a pagar 2/3 de los gastos de su boda, empezaron a usar ese aporte financiero como un argumento para forzarla a compartir la ceremonia con su hermana.

Eventualmente, luego de que insistieran mucho, la mujer sintió que tenía que ponerle un freno a todo, así que les retiró la invitación a la boda. Sin embargo, después de que todo estuviese dicho y hecho, la mujer no estaba segura de si había tomado la decisión correcta. Así que armó una publicación en la plataforma, donde describió la situación y preguntó si era o no una mala persona.

Image credits: partyhelpgroup (no es la foto real)

Image credits: flignir

Michelle Lew, dueña de Lavender Crown Events, una empresa organizadora de bodas que opera en San Jose, Silicon Valley y alrededores, habló con Bored Panda sobre lo común que es que los padres aporten financieramente al presupuesto de la boda. “A veces está culturalmente aceptado que un lado de la familia aporte más (por ejemplo, en las bodas chinas, la familia del novio tradicionalmente paga todo, mientras que en los EE. UU. es normal que los padres de la novia paguen por la boda)”, explicó Lew.

“En la mayoría de los casos que vi, los padres destinan un presupuesto fijo a una categoría en particular, por ejemplo, los padres de la novia pagan el vestido o el fotógrafo. Por supuesto, la situación financiera de cada familia es diferente, pero es normal que los padres quieran contribuir con la boda de sus hijos, como si estuvieran ayudando con la matrícula de la universidad o con un contrato de alquiler”.

Y los números acompañan lo que dice Lew. Por ejemplo, en 2016, solo 1 de cada 10 parejas pagó por la boda en su totalidad, de acuerdo con lo revelado en una encuesta anual sobre bodas que realizó The Knot a 13 mil parejas. Además, según un informe de la tienda WeddingWire.com, los padres de los novios aportan en conjunto una suma de $19 mil para la boda, o alrededor de 2/3 del costo total – ¡igual que en nuestra historia!–. En promedio, no obstante, unos $12 mil provienen de los padres de la novia, y los restantes $7 mil, de los padres del novio.

Las bodas dobles, por otro lado, no son tan comunes. “Pero definitivamente puede suceder que hermanos (o primos) se comprometan al mismo tiempo para que la familia pague por un evento en lugar de dos”, cuenta Lew. “En algunos casos, parejas de amigos cercanos celebran una boda doble. Aportar al presupuesto de una boda doble es casi lo mismo que aportar a una boda común”.

“En relación a la publicación de Reddit, la cantidad de invitados es un buen parámetro para definir las contribuciones al presupuesto”, agrega Lew. “De todas formas, las decisiones deben quedar en manos de los novios en conjunto (¡Siempre y cuando todos hayan accedido a la boda doble en primer lugar!)”.

Dicho esto, Lew cree que los padres definitivamente deben poder opinar sobre la boda de sus hijos. Después de todo, es un gran evento que incluye a toda la familia, y la pareja debería tener en cuenta las opiniones de las personas más cercanas a ellos.

“Sin embargo, es común que haya padres controladores que fácilmente se ‘hagan cargo’ de la boda si los novios no dicen nada”, advirtió Michelle. “Por supuesto que los padres pueden dar su opinión, pero los novios deberían tener la última palabra y mantenerse firmes en lo que quieren para su gran día. A fin de cuentas, ¡ese día se trata del novio y la novia y de su futuro juntos! No es una celebración para los padres”.

De hecho, “Es TU día” es el principio que guía a Lavender Crown Events. Lew se comunica con la pareja, y ellos le hacen saber lo que quieren, en lugar de lo que quieren los padres. Y en el caso de que los padres sean quienes paguen por el evento en su totalidad y quieran tener el control absoluto de las decisiones, Lew estará feliz de ayudarlos a planear un aniversario o una ceremonia de renovación de votos matrimoniales donde los padres sean el centro de atención, en lugar de quitarles su día a los novios. ¡Y así es como debería ser!

Todos pensaron que la autora de la publicación estaba en todo su derecho de tomar esa decisión