Hace una semana compartimos una historia sobre un perro en un refugio de Rumanía, quien había sufrido tanto maltrato que tenía miedo hasta cuando lo acariciaban. Por suerte, el perrito encontró un nuevo hogar en Reino Unido.

Según Kerry Wollacott, un rescatador de animales que trabaja ayudando a salvar perros en Rumanía, el perro se ha recuperado, y ha recibido el nombre de Kayne: “Cuando dejó Breasta pesaba unos 6 kilos, y ahora, gracias a los cuidados recibidos, ¡pesa ya 9,5 kilos! Muchas gracias al generoso donante que pagó la mayor parte de los gastos del viaje.”

Kayne ya no tiene miedo de las caricias. ¡Les ha dado otra oportunidad a los humanos!

Más información en: Facebook (via: thedodo)

Cuando este perro maltratado fue acariciado por primera vez, no podía parar de aullar

Mira este vídeo suyo en la actualidad: ¡Ahora les ha dado otra oportunidad a los humanos!