Los perros pueden ser magníficos compañeros para los niños cuando pertenecen a dueños competentes que saben entenderlos. Cualquiera que haya crecido con un perro sabe que el amor y la compasión dada y recibida de sus amigos caninos no tiene comparación.

Sin embargo, la compasión que los niños pueden aprender al vivir con un perro es una espada de dos filos: si un niño molesta demasiado a un perro, este puede empujarle o intentar morderle. Cuando tu hijo pase tiempo con un perro, asegurate de supervisarlos, para asegurarte de que ni el niño ni el perro sobrepasan los límites del otro.

Fuente: Elena Shumilova

Fuente: Viktoria Haack

Fuente: Jen Hendricks

Fuente: Elena Shumilova

Fuente: Hanna Mac

Fuente: wallpaperscraft.com

Fuente: imgur

Fuente: littlebloomstudio.com

Fuente: Jean Philippe Matz

Fuente: Amanda Patrice

Fuente: Caroline Ghetes

Fuente: Nicole Polk

Fuente: src.lol24.com

Fuente: Katia Davidova

Fuente: Cathy Murai

Fuente: Erin Vey

Fuente: Marisa Matluck

Fuente: grin660

Fuente: theblaze.com

Fuente: Anonymous Panda

Fuente: Cathy Murai

Fuente: Orlando | Hulton Archive