A veces no nos cuestionamos las cosas más sencillas, porque estamos acostumbrados a que siempre hayan sido igual, y ¿es posible mejorarlas? Pues sí. En un intento de evitar confusiones durante las operaciones quirúrgicas, un anestesista australiano llamado Dr. Rob Hackett ha decidido ponerse un gorro de quirófano que explica quién es: “Rob, Anestesista”.

Image credits: patientsafe3

“El #TheatreCapChallenge (Desafío del gorro de quirófano) es una iniciativa de  PatientSafe Network en respuesta a las preocupaciones sobre cómo errores fácilmente evitables y la probre comunicación contribuyen a aumentar los eventos adversos para los pacientes. Ha sido adoptado en todo el mundo, y hay estudios de EEUU y Reino Unido que demuestran que esta simple idea reduce los errores humanos en Sanidad,” dijo el Dr. Hackett.

Al principio sus colegas no se lo tomaron en serio. “Hubo algunas bromas, como que si no podía recordar mi nombre,” dijo el doctor. Un año después y este anestesista ríe el último, ya que es tendencia en todo el mundo.

Image credits: patientsafe3

Ahora, los profesionales médicos muestran su apoyo al movimiento tuiteando selfies con sus propios gorros, como el Dr. Hackett. Con el hashtag #TheatreCapChallenge, afirman que tener sus nombres puestos puede ahorrar segundos vitales en situaciones a vida o muerte. Esto puede reducir retrasos y equivocaciones que ocurren cuando el personal médico no reconoce o no recuerda los nombres de sus colegas en el quirófano.

Image credits: patientsafe3

“Fui a un quirófano por un infarto en el que había unas 20 personas. Me costó incluso conseguir guantes porque la persona a quien señalaba pensaba que se lo decía al que estaba tras él,” explica el doctor.

Image credits: patientsafe3

“Es más fácil coordinarse cuando te sabes el nombre de todo el mundo. Es genial para crear camaradería y también para los pacientes. Ha sido genial interactuar con un equipo de todo el mundo. No paran de generar datos. Estudios de Reino Unido muestran que el nivel al recordar los nombres del personal ha pasado del 42% al 85%, y esto ha aumentado la seguridad en quirófano del 38 al 90%. Las simulaciones en EEUU han demostrado que aumenta la comunicación y la eficiencia en el quirófano.”

En lo que se refiere a pacientes, las mujeres que necesitan una cesárea en particular, se benefician al saber los nombres y trabajos de todo el personal que las rodea. Además empezar a usar gorros reutilizables sería beneficioso para el medio ambiente. “Un hospital con 20 quirófanos tira unos 100.000 gorros desechables al año. Están hechos de viscosa, una sustancia cuya producción es particularmente perjudicial para el medio ambiente.”

Y también el beneficio financiero: “Un hospital de este tamaño es probable que gaste cerca de 10.000$ al año en gorros desechables.”

Image credits: RoyalSurrey

Los quirófanos se atienen a las medidas de seguridad de la Organización Mundial de la Salud, y requieren que todo el personal se presente antes de una operación. El dr. Hackett confiesa que, según su experiencia, este ejercicio no se tiene mucho en cuenta, más que para pasar lista. “Cuando lo hacemos bien, algunas personas se ríen, lo que me dice que no están acostumbrados.”

A pesar de todo, hay gente a la que no le ha gustado esta idea, generalmente el personal médico con cargos más altos. “Esta disonancia cognitiva afecta sobre todo a aquellos que creen que sus decisiones afectan a otros, y no a quienes creen que las decisiones importantes vienen de más arriba. Para aceptar el cambio tienen que aceptar antes que lo que pasaba antes, en sus turnos, no era tan bueno. Y en Sanidad, esto significa que esto ha podido hacer daño o matar a la gente, y es algo demasiado duro de digerir a veces.”

Image credits: lotusgav

Image credits: morefluids

“Hemos recibido apoyo de sociedades de anestesistas y obstétricas, pero no de ningún colegio de cirujanos. Es una oportunidad para ellos, para enfrentarse a esa naturaleza de abusones con la que se les ha etiquetado.”

Image credits: patientsafe3

#TheatreCapChallenge hizo recordar a muchos la campaña #hellomynameis de la Dra. Kate Granger, que falleció de cáncer en 2016. Ella aducía que buena parte del personal en el postoperatorio ni siquiera se presentaba, dejando pasar una oportunidad de fortalecer relaciones terapéuticas y la confianza entre personal y paciente.

Image credits: heather3003

Image credits: patientsafe3

Image credits: patientsafe3

Image credits: patientsafe3

Image credits: patientsafe3

Image credits: patientsafe3

Image credits: BSUHperiop_ed

Image credits: patientsafe3

Si quieres seguir al Dr. Rob Hackett, puedes hacerlo en Twitter.