Dejando de lado a los raros fanáticos del trabajo, las personas son mucho más que su trabajo. Lo sé, suena como algo no controvertido y no provocativo, pero a menudo los momentos más difíciles de la vida no son los desafíos que están "en tu cara", sino los que se filtran en tu rutina diaria y se convierten en rituales y hábitos. Como ganarse el pan y la mantequilla.

En un momento en que el término equilibrio entre la vida laboral y la personal se ha convertido en un eslogan de venta de libros, muchos se dan cuenta de que no lo tienen. Es más, la gente no ve la manera de conseguirlo. Están atrapados sintiendo que el sistema del que forman parte ha sido diseñado para mantenerse a sí mismo a costa de sus "tornillos" -el capital humano- y no tienen otro lugar al que acudir para expresar su ira y frustración más que Internet.

#1

Por Dios

Por Dios

shailjapatel Reportar

#2

Título

Título

SamuelKOfficial Reportar

Como puedes ver en los artículos, la presión de una cultura laboral cada vez más exigente puede ser una gran carga para nuestra salud mental. Y aunque un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal significa cosas diferentes para cada persona, normalmente no se trata de dividir el tiempo al 50% entre la profesión y el descanso, sino más bien de asegurarse de que uno se siente realizado y satisfecho en ambas áreas. Un equilibrio saludable podría ser lo siguiente:

  • Cumplir los plazos de entrega en el trabajo sin dejar de tener tiempo para los amigos y las aficiones.
  • Tener tiempo suficiente para dormir bien y comer bien.
  • No preocuparse por el trabajo cuando se está en casa.

"Solía recurrir al alcohol, la comida chatarra, la televisión, los videojuegos... todo lo que podía para evitar enfrentarme al hecho de que era un empleado infeliz que se sentía atrapado en una competencia continua con todo el mundo", explica a Bored Panda el asesor profesional y empresarial Ben Fitzgerald.

"Por aquel entonces, pensaba mucho en el equilibrio entre la vida laboral y la personal. En realidad, tenía mucho tiempo para mí y la verdadera razón por la que me sentía agotado era que fingía entusiasmo por el trabajo que hacía. El rendimiento de todo ello era agotador".

"Si sientes que necesitas más equilibrio entre el trabajo y la vida personal y no estás trabajando más de 10 horas al día, puede ser una señal de que necesitas responsabilizarte de definir lo que disfrutas, lo que no disfrutas, y luego hacer cambios significativos en la forma en que pasas tu tiempo", explicó Fitzgerald.

#3

El trabajo me quita 11 horas de mi tiempo, no sólo 8

El trabajo me quita 11 horas de mi tiempo, no sólo 8

n-word_lover Reportar

#4

Una de las mentes más brillantes que ha existido fue aplastada mental y físicamente por el capitalismo. Le robaron el fruto de su trabajo, le manipularon y sabotearon su investigación en busca de lucro

Una de las mentes más brillantes que ha existido fue aplastada mental y físicamente por el capitalismo. Le robaron el fruto de su trabajo, le manipularon y sabotearon su investigación en busca de lucro

uw888 Reportar

#5

A veces me pregunto cómo no estamos en un estado de rebelión casi constante

A veces me pregunto cómo no estamos en un estado de rebelión casi constante

GrandpaChainz Reportar

Hay mucha gente que glorifica la rutina; puede ser tentador e incluso fácil normalizar las largas horas en la oficina o estar bajo el mando de un jefe tóxico, enfrentándose a una cantidad extrema de estrés, especialmente si lo has hecho durante mucho tiempo o todos tus colegas están en el mismo barco. Nuestras suposiciones y hábitos en torno al trabajo pueden quedar muy arraigados si no damos un paso atrás de vez en cuando.

Además, puede ser difícil hacer cambios: si tienes un contrato de trabajo sin horas, puede que no te sientas cómodo hablando, por ejemplo, o puede que tengas que hacer horas extra para ganar suficiente dinero para pagar tus facturas. Pero para aquellos que pueden hacer algo al respecto, estudios recientes sugieren comprobar regularmente el equilibrio entre la vida laboral y la personal.

Haz una pausa y plantéate preguntas como: ¿Qué es lo que actualmente me causa estrés o infelicidad? ¿Cómo está afectando a mi trabajo y a mi vida personal? ¿Qué estoy priorizando? ¿Qué estoy perdiendo? Sé sincero contigo mismo. A menudo no nos tomamos el tiempo de reflexionar sobre el trabajo hasta que nos ocurre algo mayor, como el nacimiento de un hijo o la pérdida de alguien cercano. Pero el simple hecho de pararte a pensar en tus prioridades y valores puede ayudarte a descubrir si la forma en que estás viviendo y trabajando se ajusta a ti.

#6

El sueño americano es mudarse

El sueño americano es mudarse

TreJames_ Reportar

#7

Bienvenidos a nuestra encantadora sociedad

Bienvenidos a nuestra encantadora sociedad

NXHLVS Reportar

#8

Ya nadie quiere trabajar

Ya nadie quiere trabajar

plsleaveamsg Reportar

Reconoce tus sentimientos. Ahora que eres más consciente de tu situación actual, ¿Cómo te hace sentir? ¿Te sientes satisfecho y feliz, o triste, enfadado y resentido? Ser consciente de tus sentimientos puede ayudarte a decidir qué cambios quieres hacer.

Vuelve a priorizar. Piensa en lo que necesitas cambiar. Por ejemplo, pregúntate si vale la pena perder tiempo con la familia por trabajar muchas horas, o si vale la pena sacrificar tus aficiones por trabajar los fines de semana.

Considera las alternativas. ¿Hay algo en el trabajo que puedas cambiar para satisfacer tus (nuevos) deseos y objetivos?

Por último, haz cambios. Ya sea pedir un horario flexible, que te permitan utilizar todas tus vacaciones anuales o desconectarte del correo electrónico corporativo el fin de semana, persigue lo que es importante para ti.

Ben Fitzgerald afirma que se puede ganar mucho si se adapta el trabajo a los objetivos de desarrollo personal y profesional. Esto introduce retos, activa tu curiosidad y cambia el enfoque a uno de responsabilidad personal: en lugar de trabajar al servicio de la visión de otra persona, trabajas al servicio de la tuya. Un simple cambio de mentalidad puede hacer maravillas.

"Dedicar tu tiempo y atención al servicio de otra persona sin esperar reciprocidad es una forma estupenda de sentirte más útil y realizado", explica Fitzgerald. "Prueba adoptar esta mentalidad con tu jefe en mente y mira lo que ocurre".

Hay una gran diferencia entre vivir para trabajar y trabajar para poder vivir.

#9

La escuela te prepara para ser un buen esclavo asalariado

La escuela te prepara para ser un buen esclavo asalariado

QueerlyAutistic Reportar

#10

Lo mismo aquí, mi hermano

Lo mismo aquí, mi hermano

rsonic17 Reportar

#11

¿Hay algo más en la vida que el trabajo?

¿Hay algo más en la vida que el trabajo?

kellynotbrecht Reportar

See Also on Bored Panda
#12

Y la gente se pregunta por qué existe este foro

Y la gente se pregunta por qué existe este foro

alitlstrawberry Reportar

#13

Odio la mentalidad de la explotación

Odio la mentalidad de la explotación

sleepisocialist Reportar

#14

No es una opinión controvertida

No es una opinión controvertida

libbybakalar Reportar

#15

La ética del trabajo protestante es una estupidez

La ética del trabajo protestante es una estupidez

poisonivy47 Reportar

#16

Esa sensación de domingo

Esa sensación de domingo

signuser Reportar

#17

Interminable carrera de ratas

Interminable carrera de ratas

ghauraghaura Reportar

#18

La vida no tiene sentido, pero en el buen sentido

La vida no tiene sentido, pero en el buen sentido

melatoninlau Reportar

#19

Una ética de trabajo sana es la clave

Una ética de trabajo sana es la clave

jzux Reportar

#20

Que no te engañen: nadamos en un océano de abundancia

Que no te engañen: nadamos en un océano de abundancia

babadookspinoza Reportar