Ser profesor no es para débiles. La cantidad de paciencia, tiempo y devoción que hay que dedicar a los niños sin esperar nada a cambio, es difícil de imaginar. Añade la responsabilidad que cargas sobre tus hombros y te darás cuenta de los superpoderes necesarios para dedicarse a la enseñanza.

Y por si todo eso fuera poco, el caos pandémico, la implementación de aprendizaje virtual y la presión por cumplir los nuevos protocolos hacen la enseñanza aún más difícil. Por desgracia, no todo el mundo se da cuenta de ello.

Estos mensajes de texto entre una madre anónima y una profesora han corrido por internet como la pólvora, indignando a la gente. Estas capturas de pantalla muestran lo insensible que pueden ser los padres cuando lo que más se necesita ahora es comprensión mutua. “Haz lo que pido y no tendremos problemas,” dice la agresiva madre. Solo podemos imaginar lo que soportan los profesores diariamente.

Estos mensajes que circulan por internet muestran lo que están soportando últimamente los profesores

La pandemia ha cambiado cómo vivimos y trabajamos. Los centros de enseñanza no son una excepción, y muchas instituciones tuvieron que desarrollar soluciones alternativas de aprendizaje.

Un estudio reciente sobre aprendizaje a distancia muestra que no hay una forma única y correcta de aprender a distancia, sino que es una serie de procesos distintos. También que el personal de enseñanza se ha esforzado más en conectar con familias y estudiantes y se han centrado más en salud y seguridad.

Pero para muchos profesores todo esto ha sido un desafío. “No todos los estudiantes se sienten cómodos encendiendo el vídeo mientras aprenden. Esto reduce las discusiones en vivo y dificulta a los profesores leer el lenguaje corporal y expresiones faciales que les informan del progreso de la lección,” cuenta una profesora en el New York Times.

Sin embargo, mientras continue el coronavirus, los profesores no tienen más elección que adaptarse a esto.

Esto es lo que comentó la gernte al respecto: