Desde una cama cómoda a una ducha caliente, hay muchas cosas que damos por sentadas, y entonces nuestra mente se preocupa con las cosas que no tenemos. Y eso nos hace miserables. Tenemos que luchar contra ello, y una buena forma es acordarnos de valorar las pequeñas cosas que nos rodean. Como un estuche.

Haley Hassell, de Florida, le compró a su hija Presleigh un estuche de LOL, pensando que a la niña le encantaría. Sin embargo, en vez de mostrarse agradecida por el regalo, su hija lo tiró a la basura diciendo que era estúpido porque ya lo tenían casi todos sus compañeros de clase.

Luchando contra su enfado, a Haley se le ocurrió una buena manera de darle un toque a Presleigh. En vez del estuche, la madre le dió una bolsa hermética de plástico para comida. Y tras compartir en Facebook el razonamiento tras sus acciones, otros padres aplaudieron su idea. Hasta el momento, su publicación ha recibido más de 134000 likes y ha sido compartida 60000 veces. Esperamos que Presleigh aprecie la lección tanto como lo han hecho en internet.

Más información en: Facebook

Image credits: haley.hassell

Image credits: haley.hassell

Image credits: haley.hassell

Image credits: haley.hassell

Image credits: haley.hassell

Image credits: haley.hassell

“Sus profesores y abuelos dicen que Presleigh es un angelito, pero en cuanto la conoces un poco descubres que no para, le encanta cantar, bailar y montar a caballo, y quiere ser estrella de Youtube.”

Al final el estuche fue a parar a una familia de Arkansas junto con más material escolar. “Me escribió una madre diciendo que había visto el artículo y estaba de acuerdo conmigo porque ella no podía permitirse material escolar para que sus hijos empezaran el colegio. En ese momento decidí que si quería el estuche, suyo era, y así fue.”

“Así que le envié el estuche y todo el material escolar de la lista que encontré sobre la escuela del distrito donde viven.” Cree que hacer eso ayudó a poner las cosas en perspectiva para Presleigh. “Se dio cuenta de que nosotras podríamos ser la razón de que esos niños tengan el material necesario para volver a clase y que ella nunca se había tenido que preocupar de algo así.”

Parece que al final todo el mundo recibió lo que necesitaba.

La gente aplaudió la idea de Haley