Aunque no seas capaz de distinguirlas entre sus rechonchas barrigas y sus andares patosos pero adorables, es un hecho comprobado que los pingüinos tienen rodillas. Tienen los mismos huesos en las piernas que la mayoría de otros vertebrados bípedos, pero algunas adaptaciones han hecho que caminar sea un poco más difícil para ellos.

Los científicos han determinado que caminar requiere mucha más energía para los pingüinos comparando su peso corporal de lo que les cuesta a otros animales de tierra, y han concluido que es el resultado de varias adaptaciones que aumentan su movilidad bajo el agua. Ciertamente, los pingüinos son excepcionalmente rápidos nadadores con gran maniobrabilidad, y todas sus presas (y sus depredadores) viven bajo el agua. Sus rodillas suelen estar escondidas bajo sus plumas

Más información en: neaq.org