El hecho de que te droguen en una salida nocturna no es motivo de risas, sin importar si tienes el físico de La Montaña o eres como Sansa Stark. Lo triste es que, si te drogan y eres hombre, algunos de tus “amigos” se  reirán de ti y no entenderán cuál es el problema. Esto te ayudará a darte cuenta quiénes son tus verdaderos amigos y qué vínculos te deberías replantear.

Al compartir lo que a él y otros hombres les había pasado y ver las reacciones de la gente, el usuario de Imgur HerculesSnoochSlammer mostró que la sociedad tiene un doble estándar a la hora de opinar sobre los casos en los que se le ha echado droga a la bebida de un hombre. Es preocupante. Y tiene que cambiar.

Hercules le confió a Bored Panda que ahora se siente mucho mejor. Sin embargo, el día anterior estuvo bastante mal ya que cree que “cayó en la trampa”. Al día siguiente de que lo drogaran, se sentía “desorientado, casi en shock e incrédulo”. Se preguntaba si eso realmente le había sucedido a él.

Un usuario de Imgur contó cómo reaccionaron sus amigos ante el hecho de que lo drogaron en un bar

Image credits: HerculesSnoochSlammer

Image credits: HerculesSnoochSlammer

Image credits: HerculesSnoochSlammer

El usuario de Imgur Hercules le comentó a Bored Panda que él personalmente no está seguro de que exista un doble estándar en esta situación. “Creo que es más peligroso para las mujeres debido a lo que vemos y escuchamos en esas horribles historias”, dijo. “Desafortunadamente, no se toma a los hombres con la misma seriedad ya que la mayoría de la gente piensa que “siempre estamos dispuestos a pasar un buen rato”. A todos nos gusta divertirnos, pero personalmente lo disfruto bajo mis propios parámetros y control”.

Hercules les instó a todos a que estén alertas, atentos a lo que pasa a su alrededor y a que siempre presten atención a sus bebidas. Tener un amigo cerca también ayuda a sentirse seguro. “Me he dado cuenta de que los que hacen esto no siempre tienen motivos. A veces, solo lo hacen para ver lo que ocurre y generar miedo”.

Investigadores de la Universidad de Carolina del Sur descubrieron que las historias de personas que han sido drogadas son “más que una simple leyenda urbana” luego de observar la información recolectada de más de 6 mil estudiantes de tres universidades. Para su sorpresa, descubrieron que 7,8% de los estudiantes reportaron incidentes en los que los drogaron. Por otro lado, el 1,4% confesó que habían sido drogados o que conocían a alguien que se lo había hecho a otra persona.

Otros usuarios de Imgur muestran su apoyo en solidaridad con Hércules y también comparten sus historias de seres queridos que fueron drogados

El post sincero de Hércules en Imgur enseguida se volvió viral. En solo ocho horas, tuvo más de 104,700 visitas y más de 4600 votos, con más de 600 comentarios. Incluso alguien consideró que la confesión de este usuario era lo suficientemente valiosa como para premiarla con una esmeralda verde.

Imaginen que la situación fuese al revés y que la víctima fuese una mujer, en lugar de un hombre de 1,90 y 97 kg. ¿Cambiarían las reacciones de la gente? Casi seguro que sí. Pareciera ser que, como sociedad, solo condenamos el horrible acto de drogar a alguien si les ocurre a algunos, pero no a otros.

Ahí está el doble estándar. La humillación que Hercules sufrió a manos de sus amigos es una de las razones por las cuales no tantos hombres dan un paso al frente para contar estas historias de abuso y vulnerabilidad. Porque saben que se van a reír de ellos por no haber sido “lo suficientemente hombres” y por haber estado en una posición tan vulnerable.

Tener una laguna mental de doce horas suena realmente aterrador, y es increíble que   Hercules haya llegado a su casa sano y salvo, sin contar algunos golpes y moretones y el cargo de 91 dólares en su tarjeta.

El usuario de Imgur les aconsejó a todos que, sin importar su género, estén atentos a sus bebidas cuando estén en un lugar público. Después del post de Hércules, algunos usuarios compartieron sus propias historias.

Como dijo Hercules, todos podríamos ser un poco más sensibles, en especial cuando se trata de ese tipo de temas: “Tómense en serio las cosas que les cuentan sus amigos varones. Si hacen una broma sobre una temática oscura, indaguen un poco más. El 99% de las veces no quieren ser una molestia, pero están intentando tragarse su orgullo y pedir ayuda”.