Una placenta es algo que probablemente no quieras buscar en google images. Sin embargo, la fotógrafa australiana Emma Jean Nolan no solo ha hecho una foto del recién nacido Harper, un maorí, sino que sale con su placenta aún enganchada a él y el cordón umbilical forma la palabra “LOVE”, amor en inglés.

En la cultura maorí, la placenta tiene un significado espiritual. Tienen una palabra, “whenua” que significa tanto tierra como placenta, y el cordón umbilical es el enlace entre el recién nacido y la Madre Tierra. Para honrar esa conexión, la placenta de Harper será enterrada bajo un árbol Tortora nativo en Nueva Zelanda, de donde procede su madre Jolene Spies.

“Quería mostrar el aspecto de un nacimiento fisiológico, ya que la mayoría de la gente nunca ha visto a un bebé aún conectado a su placenta,” dijo Nolan. “La placenta no es algo apreciado u honrado en la cultura occidental. Generalmente se descarta, se ignora y se considera desagradable. Sin embargo, sin la placenta, ninguno de nosotros estaría aquí.”

Más información en: Facebook | Twitter (via: dailymail)

“Quería mostrar el aspecto de un nacimiento fisiológico, ya que la mayoría de la gente nunca ha visto a un bebé aún conectado a su placenta”

“La placenta no es algo apreciado u honrado en la cultura occidental. Generalmente se descarta, se ignora y se considera desagradable”

“Como maorí, su placenta retornará a la tierra. La palabra “whenua” significa  tanto placenta como tierra. Whenua (placenta) es devuelta a whenua (tierra) junto con pito (cordón umbilical), el enlace entre el recién nacido y papatuanuku (Madre Tierra)”