El gato Cotton estaba solo en la calle, desnutrido, carcomido por la enfermedad y cerca de morir. No podía abrir los ojos por la sarna, y los ácaros lo devoraban. Encontrar comida sin usar sus ojos era casi imposible. Pero llegaron sus salvadores. La fundadora de Animal Friends Project Inc., Carmen Weinberg, sintió mucha lástima al recibirlo y lo cuidó ella misma.

Image credits: Carmen Morales Weinberg

“No podía ver ni abrir los ojos a causa de los ácaros. Debe haber sido terrorífico para él estar ahí fuera sin poder ver, solo y desnutrido por no poder encontrar comida,” dijo Carmen a The Dodo.

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Tras lavarlo, Carmen ayudó a Cotton a recuperarse dándole copiosas comidas, y tratando su sarna con cremas, aceite de coco y antibióticos. “Veíamos que su cuerpo tenso se relajaba según padaban los días. Al final pudo descansar sin rascarse tanto.”

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

“Los gatos como Cotton dependen de la gente para curarse, porque no siempre pueden pedir ayuda… Seguro que mucha gente no le hizo caso por lo enfermo que parecía, pero solo esperaba que alguien le diera una oportunidad.”

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Tras muchos cuidados, Cotton al fin pudo abrir los ojos

Image credits: Carmen Morales Weinberg

El vínculo entre ambos se fortaleció según Cotton, aún incapaz de ver, comenzó a notar que tenía otra oportunidad. Tras nutrirse y ser cuidado por Carmen, su transformación fue increíble, se curó de sus problemas de salud, y un día al fin pudo abrir sus ojos. “Pensábamos que era ciego y que se quedaría así para siempre. El veterinario pensaba que aunque sus ojos se recuperaran, estarían dañados, pero no fue así. Fue una maravillosa sorpresa, eran preciosos.”

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Con un ojo azul y el otro ambarino, su transformación de ser un saco de huesos a un precioso gato sano, quedó completa. También él mismo se sorprendió al recuperar su visión, y se adaptó tan bien a vivir con Carmen que no fue capaz de ponerlo en adopción. “Mucha gente lo pedía por su aspecto, pero vi que se había encariñado conmigo. No quería que sufriera más cambios, ya había pasado por demasiadas cosas.”

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

Image credits: Carmen Morales Weinberg

El trabajo de Carmen es de vital importancia para los gatos del Sur de Florida, donde hay un serio problema de superpoblación. “Decidí comenzar Animal Friends Project cuando vi la cantidad de gatos sin hogar que había por aquí. La mayoría necesitaban ser esterilizados, muchos estaban enfermos o heridos, y la gente y organizaciones no parecían ayudarlos mucho. Imaginé que creando conciencia sobre el problema, la gente se haría amiga de los animales y querría ayudarlos.”

“Me ayuda mi familia y hay unos cuantos voluntarios y dueños de acogida, pero la coordinación y el trabajo lo llevo yo sobre todo, ya que visito las zonas pobres donde viven la mayoría de los gatos. Encuentro animales enfermos cada vez que visito esas comunidades y es difícil educar y recaudar fondos mientras atiendo a gatos enfermos. Tengo que hacer muchas visitas al veterinario.”

“Mi consejo es que no los ignoréis, por favor. Cualquiera puede ayudar a los animales. Muchos gatos callejeros enfermos son amigables, y es fácil ponerlos en un transportín y llevarlos al veterinario. La gente puede recaudar fondos para pagarlo. O al menos, hacerle fotos y empezar a pedir ayuda.”

Si quieres ayudar a Carmen, puedes donar aquí, o quizá adoptar o acoger un gato tú misma. Más detalles en el Facebook e Instagram de Carmen.