Cuando se enferma un ser querido, se espera un poco de empatía por parte de tu trabajo, ¿no? El trabajo es importante, pero no se puede esperar que se ponga por delante de las vidas de tu familia.

Esto es lo que le pasó a Crystal Reynolds, de Albion, Michigan. Su hijo de 18 años se puso muy enfermo, se cree que de sepsis, así que fueron al hospital. Hubo que conectarlo a soporte vital, y Crystal, aterrorizada, escribió a su jefa en la gasolinera Folk Oil donde trabaja, avisando de que no podría acudir durante unos días.

No recibió la respuesta que esperaba. No conocemos el otro lado de la historia, quizá tuvo problemas antes con su jefa, pero eso no excusa la absoluta falta de empatía y compasión que recibió. Crystal publicó los mensajes en Facebook y se volvieron virales, siendo compartidos más de 71.000 veces. La gente expresó su apoyo por Crystal y oraciones por su hijo. Y se dio aviso a Folk Oil sobre el incidente.

Respondiendo a la presión pública, Folk Oil lanzó un comunicado de prensa, en el que afirman que esa jefa se llevó su merecido por su terrible comportamiento, y que Crystal no ha perdido su empleo. Esperamos que su hijo se recupere y superen estos momentos difíciles.

Esta es Crystal Reynolds Fisher y su hijo de 18 años, que ha caido enfermo hace poco

Image credits: Crystal Reynolds Fisher 

Crystal necesitaba unos cuantos días libres para enfrentarse a la situación

Image credits: Crystal Reynolds Fisher 

Respondiendo a la presión pública, Folk Oil publicó este comunicado de prensa

La gente estaba indignada con la falta de compasión de la gerente