En mitad de uno de los incendios más mortales y destructivos de la historia de California, nos llegan noticias de valentía y heroísmo. Una viene del hospital de la ciudad de Paradise que ha quedado destruida. Paramédicos, doctores y enfermeros siguieron tratando a los pacientes en el aparcamiento mientras el fuego consumía el hospital y rugía a su alrededor, antes de poder finalmente ser evacuados de forma segura.

Uno de los enfermeros, Allyn Pierce, quien se niega a ser llamado héroe, perdió su casa y su lugar de trabajo en el incendio. Su camioneta, un Toyota Tundra que usó en la evacuación, ardió en buena parte, lo que demuestra lo cerca que estuvo de la muerte.

Está claro que Allyn adora su camioneta, y en las redes sociales fue a dar las gracias a Toyota por la resistente manufactura del vehículo que salvó su vida. Lo que pasó después terminó bien para Allyn y para Toyota, y es una buena noticia en medio de la tragedia que son estos terribles incendios.

Aquí debajo puedes ver como ocurrió todo.

Este es Allyn Pierce, un enfermero de Chico, California

Publicó una foto de su camioneta dañada por el fuego en las redes sociales, junto a un mensaje de gratitud

Al que Toyota respondió

El reportero Jack Nicas del New York Times publicó un hilo sobre el hospital de Paradise, comentando el heroísmo de Allyn y de sus colegas

Image credits: jacknicas

Image credits: jacknicas

Image credits: jacknicas

Image credits: jacknicas

Image credits: jacknicas

Image credits: jacknicas

Image credits: jacknicas

Image credits: jacknicas

Este era el aspecto de la camioneta antes

Mucha gente felicitó a Allyn

Pero otros vieron en la oferta de Toyota una oportunidad genial de buena publicidad