Hay muchas historias de horror sobre el sistema de salud estadounidense, que para ser una nación supuestamente avanzada, es bastante incapaz de proporcionar cuidados básicos y asequibles a sus ciudadanos. Esto asombra a los europeos especialmente.

A veces, los estadounidenses tienen que viajar al extranjero para ver exactamente lo que se están perdiendo. Una visita a Urgencias ya es lo bastante traumática, y parece ridículamente injusto que además te carguen con años de deuda para pagarla.

Image credits: MaryRobinette

En 2006, la autora Mary Robinette Kowal, de Tennessee, trabajaba en Islandia, en un programa infantil de televisión llamado Lazytown. Un día se encontró un bulto en el pecho. “No era la 1ª vez que me encontraba un bulto, pero siempre te asustas. Aunque sabía que probablemente no era nada, porque no hay casos de cáncer de mama en mi familia, siempre existe la posibilidad de que sea un problema.”

“Me preocupaba el proceso de tener que meterme en una sanidad extranjera en un idioma que no conocía bien. Asumí que sería tan complicado como en EEUU, con la dificultad añadida del islandés.”

Así comenzó el viaje sorprendentemente corto de Mary por la sanidad islandesa. El servicio fue profesional, eficiente e increíblemente barato, como el país. “Me encanta y volvería a vivir allí, el paisaje es precioso.”

Image credits: MaryRobinette

Image credits: MaryRobinette

Image credits: MaryRobinette

Image credits: MaryRobinette

Image credits: MaryRobinette

Image credits: MaryRobinette

Image credits: MaryRobinette

Image credits: MaryRobinette

Image credits: MaryRobinette

Image credits: MaryRobinette

Este hilo desató una discusión sobre los méritos de varios sistemas de salud del mundo, con gente compartiendo sus experiencias.

Image credits: Sherrishaw14

Image credits: MaryRobinette

Image credits: kevinpoehlmann

Image credits: Lilitree

Image credits: whimsyintrovert

Image credits: Lilitree

Image credits: RussInCheshire

“Creo que tendemos a ver el ambiente en el que nos encontramos como normal, así que la mayoría de estadounidenses no tienen ni idea de que hay otras formas de hacer las cosas.

Mi experiencia habitual en EEUU es de pura frustración cada vez que hablo con la aseguradora. En el hilo hablo sobre el problema de mi marido. Aún me estoy peleando con ellos. Aceptaron cubrir esa medicación el mes pasado, y este mes ya no está. Es frustrante.

Cada vez está más claro que las elecciones que toman son en base al dinero, no al bienestar del paciente. He contado esta historia a otros durante años y se quedan completamente alucinados con lo fácil que fue aquello.”

¿Qué opinas? ¿Qué experiencias has tenido con la sanidad en tu país o en otros países? ¡Comparte tu historia en los comentarios!