Si alguien elige una carrera deliberadamente, se supone que es porque le gusta o porque es bueno en eso. Y una de las cosas más frustrantes para un profesional es que alguien que solo ha leído un artículo en la web o recién comienza a interesarse en el tema pretenda explicarle cómo hacer su trabajo.

Aparentemente, a los fotógrafos de bodas esto les sucede seguido. Ellos llaman “tíos Bob” a quienes intentan tomar todas las fotos del evento, aun cuando no han sido contratados para ello. A los tíos Bob también les gusta explicar lo que los profesionales hacen mal, y usualmente, interfieren con su trabajo.

La fotógrafa que compartió esta historia tuvo que lidiar con un tío Bob muy molesto, que no solo le indicó cómo hacer su trabajo apropiadamente y tocó su equipo de trabajo sin permiso, sino que también hizo a la novia bastante infeliz.

Más información: Tumblr

Una fotógrafa de bodas compartió su historia con un tío Bob que le hizo mansplaining y no le dejó cumplir con su trabajo

Créditos: Kristina Paukshtite (no es una foto de la situación real)

Una fotógrafa de bodas compartió una experiencia desagradable que vivió mientras trabajaba, que involucró al famoso tío Bob: una persona en una boda que no ha sido contratada como fotógrafa, pero que toma tantas fotos como los profesionales, lo que puede llegar a ser bastante molesto.

Tan pronto como esta fotógrafa montó su equipo, el tío Bob apareció para hacerse cargo del asunto.

Primero, los fotógrafos suelen retratar el vestido y los accesorios, antes de que los novios se los coloquen. La profesional estaba acomodando las cosas para las fotos a su gusto, pero según la opinión del tío Bob, la iluminación era demasiado oscura para la toma.

Esta cuestión no es tan importante, dado que los fotógrafos tienden a pensar no solo en la foto, sino también en lo que harán con su edición posterior. El problema es que el tío Bob decidió tomar el vestido, quitándoselo a la fotógrafa para desaparecer luego.

Todo comenzó con un comentario sobre la iluminación y al segundo estaba quitando cosas del set que había acomodado la fotógrafa, e incluso le gritó

El tío Bob procedió a llevarse también las flores y los anillos, no dejando que la chica cumpla con su trabajo. Más aún, comenzó a gritar y exclamar que la fotógrafa no sabía lo que estaba haciendo, y que iba a arruinar las fotos de su sobrina.

Sin dudas, existen fotógrafos que son mejores que otros a la hora de hacer su trabajo, y además, cada persona puede tener diferentes preferencias en cuanto a las fotos. Sin embargo, en este caso, parece que el tío Bob no era precisamente una persona muy amable, ya que le gritó a la fotógrafa cuando ella no le dejó llevarse los anillos.

Aparentemente, el tío Bob había empezado a sacar fotos hace dos semanas con su nueva cámara

Resulta que el tío Bob pensó que también era fotógrafo, ya que tenía una cámara nueva y dos semanas de experiencia, y por eso estaba tan poco satisfecho con el trabajo de la contratada.

Estaba tan compenetrado que incluso se permitió merodear alrededor del caro equipo que había montado la profesional real.

Así que probablemente pensó que tenía todo el derecho de tocar el equipo de alguien más

El tío Bob se tropezó e hizo que la fotógrafa no pudiera capturar el primer beso de la pareja, e incluso la culpó porque él tampoco pudo fotografiarlo

Pues bien, la fotógrafa hizo lo mejor que pudo en la situación, ya que no había tiempo de montar todo de nuevo y la ceremonia estaba a punto de empezar.

Pero el tío Bob se las arregló para causar aún más problemas. Tropezó con un cable, falló en hacer la toma, hizo que la fotógrafa también la perdiera, y la culpó de todo.

Sin embargo, esta historia tiene un final feliz. A pesar de que todo fue un desastre gracias al tío Bob, la asistente de la fotógrafa se ocupó en documentar su comportamiento.

Y no solo eso, sino que además la asistente consiguió la foto más importante: el primer beso. En las demás fotos, fue posible editar al tío Bob para que quede fuera de la toma, así que no se vieron tan mal.

Sin embargo, su mal comportamiento no pasó desapercibido y la asistente pudo registrar todo, incluyendo el momento en el que tío Bob colocó el vestido sobre el césped y, más importante aún, la foto del primer beso

Créditos: prideprejudce

Al final, las fotos pudieron salvarse, se retrataron las partes más importantes, y se descubrió la verdad sobre los considerables intentos de la fotógrafa de cumplir con su trabajo y de detener al tío Bob, quien no paraba de arruinar las cosas.

¿Qué opinan de esta historia? ¿Creen que la fotógrafa de bodas fue muy dura con el tío Bob? ¿O piensan que se merecía lo que le ocurrió? Dejen sus opiniones en los comentarios.