ADVERTISEMENT

Atacada de forma espantosa por alguien terriblemente cruel, esta vieja tortuga apareció rondando la casa de Paul y Diane Tuttle en Illinois con un destornillador clavado en su caparazón. Su cráneo estaba fracturado y tenía un ojo cegado, pero de algún modo sabía que la pareja no le haría daño.

ADVERTISEMENT

«Nunca intentó mordernos,» dijo Paul a Journal Star el pasado Septiembre. «Estaba calmada.» Llevaron apresuradamente a la tortuga a la clínica veterinaria All Pets para que recibiera tratamiento. Su caparazón fue taponado con fibra de vidrio y un herpetólogo del zoo Peoria, Douglas Holmes, se ofreció voluntario para llevarse a la tortuga (a quien han llamado Tuttle) a su casa para cuidarla durante el invierno.

El pasado fin de semana, tras 9 meses de recuperación, Tuttle fue finalmente devuelta a su hábitat. Aunque puede serle un poco duro porque ha perdido gran parte de su visión en el ojo derecho, dejarla libre era lo correcto. Fue liberada en una zona lejana y pantanosa donde no pueda ser amenazada. «Los animales se merecen esa oportunidad,» añadió Holmes. «Uno siempre se siente bien cuando ve a un animal marchar libre.»

Más información en: Facebook (via: thedodopjstar)

Una pareja vio acercarse a esta tortuga gravemente herida con un destornillador saliéndole del caparazón

Llevaron al pobre animal a una clínica veterinaria, donde trataron su cráneo y caparazón fracturados y un ojo cegado

Después, el herpetólogo Douglas Holmes se ofreció voluntario para llevarse a la tortuga a su casa para cuidarla durante el invierno

Tras 9 meses de recuperación, el fin de semana pasado la tortuga fue finalmente devuelta a su hábitat

 «Los animales se merecen esa oportunidad,» dijo Holmes. «Uno siempre se siente bien cuando ve a un animal marchar libre»

Por desgracia, la persona responsable del ataque no ha conseguido ser encontrada