Puede que los Bergerons envíen las tarjetas navideñas más raras, pero los Stanleys también saben cómo jugar a este juego. Esta familia de Charlotte, Carolina del Norte, llevan usando el mismo formato unos años ya, para captar la esencia de criar a sus hijos, y este año una hermanita se ha unido a la diversión.

Image credits: kakalacky_guy

“La 1ª vez que intentamos hacer una foto para una tarjeta navideña tradicional, los resultados fueron terribles pero divertidos. Eramos padres primerizos, con un niño de 1 año, y todo salió mal: El niño no paraba de llorar, hacía viento, la luz no paraba de cambiar… Si 2 salíamos bien, el 3º no. Nos reímos de los malas que eran las fotos y decidimos enviarlas tal cual, a nuestra familia le encantó. Ahí nació la tradición: nada de tarjetas perfectas, sino algo que representara el caos de ser padres.”

Image credits: kakalacky_guy

“Al principio mi esposa no estuvo muy de acuerdo, pero dijo de intentarlo. No sabía si una escena preparada tendría sentido o sería divertida, pero funcionó. A los niños les encanta, y cuando ven el resultado final les tengo que recordar que no es real y no deben intentarlo. Me preocupa darles ideas.”

A primera vista, Jonathan intenta que la escena sea estética, pero la magia ocurre cuando se mira de cerca y ves que la familia está fuera de control. “Intento hacerlo lo más realista posible, así que minimizo el photoshop. Hoy en día la gente tiene mucho ojo para reconocer algo falso, así que la meta es hacerlo lo bastante real como para que se pregunten cómo lo hemos hecho.”

Image credits: kakalacky_guy

“Lo más difícil es que los niños miren a donde deben y aguanten la pose, sobre todo cuando eran más pequeños. Usamos muchos trucos, como cascabeles en un palo. Hacemos las fotos de cada niño por separado y luego las pegamos, pero si golpean el trípode, se arruina el efecto y hay que empezar de cero.”

Image credits: kakalacky_guy

“Nuestros amigos y familia quedarían decepcionados si volviéramos a las tarjetas normales ahora. Además, es algo muy creativo y cuando los niños sean mayores habrá más posibilidades.”

“Creo que en el fondo todos odian que los fotografíen para las tarjetas navideñas. Es casi imposible si tienes niños pequeños, así que la gente aprecia una tarjeta que enfatice los desafíos de ser padres. Además, mucha gente ve que las tarjetas son algo divertido que hacemos como familia.”

Image credits: kakalacky_guy

P.D. También tienen un canal de Youtube que lleva algunos de los mismos temas. Por ejemplo, mira cómo una vez recortaron un trailer de Godzilla usando imágenes de su pequeño, aquí.

Hay mucha gente que querría estar en su lista de correo