ADVERTISEMENT

Cuando este indigente español recibió un cambio de look en una peluquería de su ciudad, también recibió un nuevo aliciente en su vida. Con ayuda de unas tijeras, tinte capilar y elegante ropa nueva, José Antonio pasó de parecer un sin hogar desaseado a un hipster con clase, y ni él mismo conseguía reconocerse.

ADVERTISEMENT

José, o Josete, como le llaman con cariño en su ciudad natal de Palma de Mallorca, llevaba 25 años viviendo en la calle. Salva García, dueño del salón de peluquería La Salvajería, invitó a José a cortarse el pelo. Cuando descubrieron el espejo para mostrarle su barba recortada y su reluciente pelo castaño, comenzó a sollozar. «Dios mio… ¡No me reconozco!» exclama en el vídeo de su transformación, producido por la peluquería.

Resplandeciente de alegría, José salió a la calle. Los vecinos, acostumbrados a su antigua apariencia, quedaron impresionados, y le gritan piropos de lejos. La Salvajería ha explicado a las televisiones españolas que José recibe ahora asistencia financiera de una compañía que no da su nombre, y ya no vive en las calles. «No fue solo un cambio de aspecto. Cambió mi vida,» dijo a los reporteros.

(via)

You May Also Like:

José Antonio llevaba 25 años viviendo en las calles de Palma de Mallorca, en España

Era bien conocido por los vecinos y hacía de «gorrilla», ayudando a aparcar los coches en la plaza por algo de dinero

Salva García, dueño del salón de peluquería La Salvajería, invitó a José a cortarse el pelo gratis

No fue una tarea fácil, ya que el pelo y la barba de José eran muy largos y desordenados. Hubo que cortar y desenredar

ADVERTISEMENT

También le tiñeron de castaño oscuro, ya que una apariencia más juvenil le facilitaría encontrar trabajo

Los vecinos también le proporcionaron una camisa blanca nueva y unos vaqueros rojos

Pidió que el espejo estuviera cubierto hasta que su cambio de look estuviera completo

Cuando se vio en el espejo, quedó abrumado por la emoción y comenzó a sollozar

ADVERTISEMENT

Apenas se parecía en nada a su yo anterior. «Dios mío… ¡No me reconozco!» exclamó en voz alta

Resplandeciente de alegría, José salió a la calle a presumir de su recién adquirido aspecto «hipster»

«No fue solo un cambio de aspecto. Cambió mi vida,» dijo a los reporteros españoles

Los vecinos tuvieron que mirarle 2 veces para darse cuenta de quien era, pero recibió piropos igualmente

Puedes ver la transformación de José en este vídeo producido por La Salvajería: