¿Necesitas algo de inspiración para librarte de esa capa extra que adquiriste en invierno? Puede ser duro, después de meses de relativa inactividad. Hunter Hobbs, de Oklahoma, se puso a ello en un plan de 12 semanas que incluía dieta y ejercicio, y mostró los increíbles resultados en un vídeo secuencial.

Cada día se hacía una foto, y Hunter creó el vídeo de 55 segundos para demostrar lo que se puede conseguir con ejercicio y una dieta estricta. Mezclaba pesas con pequeñas sesiones de cardio que fue aumentando de intensidad cada semana. No usó ningún método científico revolucionario y además tenía que ir a la oficina a trabajar de 9 a 5 como todo el mundo.

La dieta fuelo más importante y lo más duro, según Hunter. Rápidamente se adaptó a la rutina de pollo, boniatos, avena, ensaladas, almendras y batidos de proteínas con suero de leche, renunciando en el proceso a buena parte de su vida social. “Preparaba todas mis comidas, me llevaba diariamente el almuerzo al trabajo y raramente salía a comer,” dijo a Daily Mail. “Al principio llevaba un registro de todo lo que comía para hacerme una mejor idea de cuantas calorías, proteínas, carbohidratos y grasas me metía, y luego me ajusté a eso mismo, así sabía lo que estaba comiendo.”

“Unas 3 semanas después de empezar empecé a ver cambios reales, mi cuerpo se ajustó a la dieta y al ejercicio, y me sentía mejor cada semana. Aún me costaba y tenía que llegar más lejos cada semana, pero ver progresos me ayudó a seguir adelante. Me siento un millón de veces mejor ahora que cuando empecé, tengo más energía, confianza y motivación.”

Ahora que el desafío ha terminado, Hunter planea volver a llevar un estilo de vida más equilibrado, mientras continúa con los buenos hábitos que adquirió durante su experimento. Porbablemente esta sea la lección más valiosa, ya que se puede caer fácilmente en un ciclo de dietas para después volver a no cuidarse y así continuamente. “Esta transformación tenía que ser extrema y no algo que mantener durante largo tiempo. Aún voy al gimnasio 5 o 6 veces a la semana, como bien y soy consistente, pero no me preocupo tanto si salgo a comer o bebo algo con amigos.”

¿Intentarías hacer algo así? ¿Tienes consejos tras tu propia experiencia? ¡Únete a la discusión!

Hunter Hobbs, de Oklahoma, se impuso un régimen intensivo de ejercicio y dieta durante 12 semanas, y en este vídeo secuencial muestra los increíbles resultados

Día 1: 91,6 kilos

La dieta fue lo más importante y también lo más duro, según Hunter

Día 6

Comía sobre todo pollo, boniatos, avena, ensaladas, almendras y batidos de proteínas con suero de leche

Día 10

Día 14

“Preparaba todas mis comidas, me llevaba diariamente el almuerzo al trabajo y raramente salía a comer”

Día 20

Día 21

“Al principio llevaba un registro de todo lo que comía para hacerme una mejor idea de cuantas calorías, proteínas, carbohidratos y grasas me metía, y luego me ajusté a eso mismo, así sabía lo que estaba comiendo”

Día 25

Día 32

Mezclaba pesas con pequeñas sesiones de cardio que fue aumentando de intensidad cada semana

Día 33

Día 47

¡Aquí no hay píldoras mágicas, trucos, ni métodos científicos revolucionarios!

Día 52

Día 53

“Unas 3 semanas después de empezar empecé a ver cambios reales, mi cuerpo se ajustó a la dieta y al ejercicio, y me sentía mejor cada semana”

Día 56

Día 64

“Aún me costaba y tenía que llegar más lejos cada semana, pero ver progresos me ayudó a seguir adelante. Me siento un millón de veces mejor ahora que cuando empecé, tengo más energía, confianza y motivación”

Día 67

Día 72

“Esta transformación tenía que ser extrema y no algo que mantener durante largo tiempo”

Día 77

Día 87

“Aún voy al gimnasio 5 o 6 veces a la semana, como bien y soy consistente, pero no me preocupo tanto si salgo a comer o bebo algo con amigos”

Día 90: 72,5 kilos