Esta es una de esas historias que nos encanta contar. Del tipo que nos emociona y nos hace pensar que aún hay amabilidad en el mundo. Esta es la historia de un perro que tras ser maltratado durante 2 años, finalmente encontró esperanza. Por desgracia, aún hay muchos animales abandonados en el mundo, pero nos alegra ver que la gente colabora en esta lucha.

Más información en: richmondspca.org | Facebook | Facebook | twitter.com | Instagram

Image credits: Richmond SPCA

Este perro de 7 años llamado Lionheart fue dejado en SPCA Richmond el pasado Abril, por su dueño. El perrito había pasado los dos últimos años viviendo bajo una cama, totalmente abandonado e ignorado. Su cuerpo estaba cubierto de una espesa maraña de pelaje, heces y su propia orina, y era incapaz de comer, beber o caminar bien. Se nota la tristeza y dolor que había estado soportando durante tanto tiempo. Según el personal del refugio, este rescate ha sido “uno de los casos de maltrato más impactante” que se hayan encontrado, y Lionheart apenas parecía un perro.

Image credits: Richmond SPCA

El refugio reaccionó enseguida y cuidaron al perrito. Sin saber gran cosa de su estado, comenzaron rapándole su enredado pelaje y cortándole las uñas. Hubo que sedarlo y tardaron unas horas hasta poder empezar a distinguir al perro que se ocultaba bajo la maraña.

Image credits: Richmond SPCA

Image credits: Richmond SPCA

“Aliviado tras perder el peso y la incomodidad de su enmarañado pelaje, Lionheart comenzó a mostrar su adorable personalidad.” Todo gracias al personal de Richmond SPCA, que sin dudar salvaron su vida.

Image credits: Richmond SPCA

Hay que admitir que ahora está claro que Lionheart está lleno de vida, energía y amor. No se parece en nada a lo que era antes de su transformación cual Cenicienta. Solo hay que ver sus alegres ojos.

Image credits: Richmond SPCA

“Nos alegra anunciar que ahora Lionheart vive en un hogar donde es querido. Le deseamos a él y a su guardián muchos años de felicidad.”

Este es el vídeo que Richmond SPCA ha hecho al respecto:

Image credits: Richmond SPCA