Incluso cuando dicen que “se te ha pasado el arroz”, tienes derecho a sentirte sexy y atractiva si así lo deseas. Chrissy Sparks, de Birmingham, Reino Unido, es una maestra de la fotografía de boudoir, y es capaz de sacar lo mejor de cada mujer usando maquillaje, iluminación y técnicas de edición.

“Quiero que las mujeres comunes tengan acceso a toda una experiencia de sesión de fotos con imágenes como las de portadas de revista, al igual que las modelos,” dijo Chrissy a The Mirror. “A través de mi trabajo, celebro a las mujeres de todas formas y tamaños, y creo que con la pose, iluminación y estilo adecuado, puedo sacar lo mejor de la belleza de una mujer.”

Desde su estudio “Dollhouse Photography” en Birmingham, Chrissy y su equipo retratan a mujeres de todas las edades, con más de 250.000 $ en lencería, corsés, vestidos y otros muchos accesorios. Sin embargo, son las señoras mayores las que se transforman de forma más sorprendente. “Tras la sesión, trabajo en post-producción con las fotos,” dice. “Quito celulitis, la grasa colgante, manchas, cicatrices y hasta tonos de piel desigual. También reduzco las arrugas, suavizo la silueta y mejoro el tono muscular.”

“Las razones por las que quieren una sesión son variadas. Quizá es solo para sentirse sexys. Sé cómo asesorar al cliente para que su cara, piel y postura no reflejen los signos de la edad y capto imágenes que sacan lo mejor de una mujer. Las clientas más maduras quieren tener buen aspecto para su edad, no les interesa volver a ser jóvenes.”

Muchas de sus clientas llegan muy nerviosas y con complejos corporales, pero dice que los resultados hacen maravillas con su autoestima. “Las reacciones varían entre lágrimas de alegría, regalos, tarjetas de agradecimiento e historias de cómo la sesión ha aumentado su confianza y autoestima,” dice.

Aquí debajo puedes ver estas increíbles imágenes, dinos qué te parecen en los comentarios.

Más información en: Website | Facebook | Instagram | Twitter

Joanna, 58 años

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Mavis, 67 años

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Pauline, 78 años

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Tricia, 60 años

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Jane, 65 años

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography

Image credits: DollHouse Photography